PUNTO DE VISTA - Un espacio para compartir opiniones.







miércoles, 16 de septiembre de 2009

El futuro de las religiones.

El ser humano ha tenido prácticas religiosas desde el principio de los tiempos. Las religions son tradiciones culturales relacionadas con la espiritualidad; detrás de ellas hay organizaciones humanas proclamando un origen divino, manteniendo así un status que pocas veces es puesto en tela de juicio. Me gustaría reflexionar sobre el papel que las religiones han jugado en la historia, pero sobre todo, lo que intuyo les espera en un futuro no demasiado lejano.


Qué son las religions y por qué las necesitamos.


Desde que el ser humano es humano ha necesitado una conexión con su esencia, con su origen. Aunque sólo fuera intuitivamente los humanos siempre han sentido que había otra realidad detrás del mundo físico. Inicialmente, su espiritualidad era personal e íntima; un contacto directo con lo que ellos percibían como una realidad mayor o sagrada, lo que se ha llamado Dios. En su expressión más básica, ésto se traduce en religions animistas que ven lo sagrado en rocas, en el sol, o en cualquier otro elemento natural.


Hay un sentimiento de vulnerabilidad que hace a los humanos primitivos buscar la protección sobrenatural, y también aceptar la autoridad de los que parecen entender o incluso comunicarse mejor con el evasivo mundo del espíritu. Así pues, pronto fue tan común en tribus o asentamientos tener no solo líderes para la caza o para la Guerra, sino también líderes espirituales. Pero para que el lider se diferencie del grupo que lidera, necesita: a) tener más conocimiento, más experiencia o más habilidad en su trabajo, o b) ejercer un mayor control sobre el grupo. Así que poco a poco, a lo largo de generaciones, lo que estos líderes percibieron, o lo que pensaron, pasó de ser idea a costumbre, se convirtió en ritual, y finalmente en religion o culto.


Cuando las sociedades se hicieron más complejas, también lo hizo el papel del lider religioso. Con el pasar de los siglos, las tradiciones se van acumulando y van creciendo, así como los rituales y las leyes. La historia que se pasa de forma oral a través de generaciones en todas partes, crece rica en detalles y explicaciones sobre nuestros orígenes, nuestra relación con lo divino, y todas las formas y rituales que utilizamos para demostrar esa relación. Para que una religion se cree, necesitamos: una explicación sobre nuestros orígenes, la definición de una deidad (o más), el concepto de como es esa deidad y lo que podemos esperar de su comportamiento, la expectativas que se tienen de nosotros, y un grupo de leyes y rituales que definen nuestro nuestra relación con la deidad. Este conjunto de creencias es una doctrina, y es todo lo que necesitamos (excepto en América, que solo necesitan una licencia expedida por internet). Así pues, una religion es solo una manifestación cultural. Desde las animístas a las polteístas y de ahí a las monoteístas, las religions han evolucionado.


Cuatro de las cinco religions más importantes (considerando solo el número de adeptos) son relativamente nuevas. El judaismo, la cristiandad, el islam y el budismo. La más Antigua de las cuatro, el Judaísmo, la primera religion monoteísta, tiene “solamente” 3.300 años de antiguedad (contando desde Moisés y la entrega del Talmud). Entre estas cuatro religions y el Hinduísmo que es politeísta y mucho más antigua, cuentan con más del 80% de la población mundial como adeptos. La gran mayoría de personas en el mundo practica una religion determinada y no otra, porqueha nacido en un lugar o una familia que practica esa religion. Incluso el relativamente pequeño número de personas que elige sus creencias cuando son adultos, lo hace a veces influenciado por sus circumstancias o su entorno.


Las religiones son organizaciones inspiradas por Dios, pero diseñadas y controladas por los hombres. Son muy útiles para millones de personas que encuentran en ellas una forma de llegar a la divinidad, una manera de encontrar sentido a muchos momentos difíciles que la vida tiene. Son una forma fácil de canalizar nuestras neesidades espirituales, porque son como una comida precocinada: estás listas para usar. Solo necesitamos seguir las sugerencias del sacerdote, rabino, guru, lama o chamán, y él nos guiará y cuidará de la salud de nuestra alma. Al ir volviéndose nuestras vidas más complicadas, es más fácil dejar en sus manos nuestra vida espiritual. Las religiones institucionalizadas están tan arraigadas en la sociedad, que nos dan incluso un sentido de aprobación y aceptación, mientras cumplamos con la liturgia de rigor.


Aspectos negativos de las religiones.


La religion crea separación y dualidad, porque pertenecer a un grupo implica la no aceptación de los otros como verdaderos (incluso si los respetamos). Si soy cristiana no puedo ser musulmana, si soy judía no puedo ser hindú. Esto es dualidad. En la mayoría de las religione, los estamentos religiosos han condenado lo que convierte en diferentes a las demás religiones, y han fomentado el rechazo y la intolerancia, buscando con ello una supuesta supremacía. Esto es así incluso cuando la propia doctrina religiosa no contiene ese rechazo y esa hostilidad. A lo largo de la historia, como todos sabemos, han habido guerras, se ha matado y se ha torturado a más personas en el mundo por motives religiosos que por cualquier otra causa.


Debido a la naturaleza humana de las instituciones religiosas, éstas se han visto envueltas en luchas de poder, ambición económica o desviaciones sexuales un incontable número de veces; hasta el punto de que el espíritu y significado original se ha perdido en muchos casos. La intolerancia y el deseo de poder han colocado a muchos estamentos religiosos en posiciones de poder politico y social, lejos del soporte espiritual que originalmente estaban destinadas a proporcionar.


Hoy en día, muchas personas se centran en los aspectos externos de la religion, sus ritos, formas y preceptos, sin que en muchos casos haya realmente un sentido más profundo en todo ello, o la consecución de un objetivo espiritual. En distintas religiones hay miles de personas que se consideran muy religiosas por ello. Son como los celotas de tiempos de Jesús, centrados en su pequeño mundo de formas sin fondo, condenando en sus mentes (y en su vida social) a todo el que no cuadre en su esquema religioso. ¿Nos separan las religiones? ¿Resulta útil tener una creencia que dice que solo ésta religion es la verdadera, la que nos lleva a la salvación o a un paraiso mientras el resto de pobres almas que siguen una tradición diferente se pierden para siempre? La individualidad es conveniente mientras crecemos, pero no cuando nos hacemos mayores. Como humanidad, estamos creciendo, y nuestra única opción de supervivencia es en una sociedad madura y adulta.


Nuestro próximo paso evolutivo.


Como humanidad estamos ahora en un momento evolutivo particular y muy importante. La vida como la conocemos no es sostenible. Los patrones que nos servían antes no los podemos usar más. Tenemos que reconsiderar todos los aspectos de la vida bajo un prisma diferente. Ya no se trata de supervivencia individual ni de competencia. Se trata de creer y prosperar como sociedad para poder alcanzar todo nuestro potencial como individuos. Debemos vivir en sinergia y no en competencia. Es hora de volver la mirada al modelo más perfecto que tenemos cerca: el cuerpo humano y sus células. Si tenemos un tumor en cualquier parte del cuerpo, afecta a todo el cuerpo, y con ello la salud del individuo, porque todo forma una unidad. Las células del cuerpo pueden funcionar óptimamente sólo en una entidad en excelente estado de salud , y viceversa. Y todo a las órdenes del espíritu. Es necesario que nos demos cuenta de que así como todas nuestras células forman una unidad, cada persona en el mundo es parte de un todo indivisible. Lo que le pase a uno nos afecta a todos, tanto si somos conscientes de ello como si no.


En nuestro espíritu también somos uno. Compartimos un origen divino, independientemente de nuestras tradiciones y de la semántica utilizada. El alma tiende a comunicarse y unirse con el creador, con su origen. Esta union es una necesidad humana básica, es lo que llamamos espiritualidad.


Cada día crece el número de personas de todos los credos y países que es consciente de esta realidad. Una consecuencia de ésta consciencia es que se pierde la necesidad de utilizar una religion instituzionalizada. Estas personas meditan más, y tienden a realizarse espiritualmente de una forma por un lado más personal e íntima, ya que encuentran una comunicación directa con la divinidad en la oración personal y la meditación, y por otro lado socialmente más responsable,ya que encuentran sosiego y realización espiritual en ayudar a otros de diferentes formas: bien ofreciendo su tiempo en actividades voluntaries, bien apoyando distintas causas o estudiando maneras de ayudar a los más desfavorecidos. Estas personas son conscientes también de que las religiones diferentes a la que nosotros conocemos son como los lenguajes o las comidas diferentes: algo para conocer,compartir, respetar, y aprender de ello, pero no algo que deba separarnos o definir la valía de nadie.


Yo no creo que ninguna religion va a desaparecer porque vaya a ser suprimida, sino porque eventualmente se volverán redundantes. Igual que la necesidad de vivir en una cueva o la de cuidar del fuego de la tribu, superaremos la necesidad de profesar una religion, al desarrollar una espiritualidad mucho más rica y auténtica. Cuando todos recordemos nuestro origen divino, y aprendamos la forma de conectar directamente con el creador (independientemente de como lo llamemos) entonces habremos encontrado lo que nuestras almas andan buscando. Estamos creciendo como especie humana, y pronto llegaremos al equivalente de un adulto independiente y responsable, siendo capaces de conocer y utilizar el auténtico poder que nos define: el amor.


Soy consciente de que mirando los periódicos y los noticieros, y viendo como está el mundo, mis palabras suenan utópicas. Pero creo firmemente que este proceso es como hacer reformas en una casa: todo va a peor y es un caos hasta que se ve la mejoría. Todavía hay mucha oscuridad y negatividad que limpiar y sacar a la superficie. Una Buena limpieza es necesaria antes de que la nueva realidad pueda tomar forma. Mientras tanto, mantenernos centrados en nuestro propósito en la vida y en nuestra esencia ayudará a anclar los patrones de la nueva vida a la que nos dirigimos.


Helena Aramendia. Ministro Ordenado Interconfesional. Autorizada la reproducción total o parcial, siempre que se mencione la autoría y procedencia del texto


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.