PUNTO DE VISTA - Un espacio para compartir opiniones.







miércoles, 29 de septiembre de 2010

La diferencia entre un sueño y un proyecto es la fecha.

A estas alturas más o menos todo el mundo sabe que para vivir la vida que uno quiere, primero hay que imaginársela. Tener sueños y deseos no solo es bonito y placentero, sino que además es necesario. Los sueños son el motor del mundo. El problema viene cuando los dejamos aparcados en la carpeta de "sueños" para siempre. 


El primer paso para conseguir un sueño es convertirlo en una meta, o proyecto. ¿Cual es la diferencia? La fecha. Los proyectos tiene fecha. No tiene que estar escrita en piedra, pero el que haya una fecha significa que lo hemos pasado de la carpeta "Sería lo ideal pero nunca va a materializarse" a la de "Un día va a ser una realidad". El ejemplo más fácil que se me ocurre es el de un viaje. Uno tiene en mente la imagen de un lugar que quisiera visitar. La imagen puede estar años en nuestra mente, en nuestro escritorio o en la pared, y será solo un sueño hasta que

martes, 24 de agosto de 2010

¿Que puedes hacer tu para ayudar a los 33 mineros atrapados?



Tú también puedes colaborar en el rescate de los mineros chilenos. Te doy una pista: no tiene nada que ver con mandar dinero. Si te sientes impotente para ayudar o si piensas que el tema no tiene que ver contigo, piénsalo de nuevo. 


Treinta y tres mineros quedaron atrapados después de un colapso en una mina de Copiapo (al norte de Chile) el 5 de agosto. Hoy, tres semanas mas tarde, sabemos que están vivos, pero el túnel que hay que cavar para rescatarlos puede tardar tres o cuatro meses en estar operativo. Por un momento imagínate a ti mismo atrapado en una mina de cobre, a 700 metros bajo tierra con otros treinta y dos compañeros, a 35 grados de temperatura, con limitada cantidad de aire, agua y comida, y con un nivel de humedad ambiental superior al 90%. Por supuesto que se podrán pedir responsabilidades, pero no es el momento para ello. Es momento para la acción. El gobierno chileno y algunas compañías mineras privadas estan encargándose del rescate. Las familias colaboran en lo que pueden, y también los mineros ponen de su parte para mantener la moral alta y su salud en las mejores condiciones posibles. Solo falta que nosotros

sábado, 10 de abril de 2010

Receta contra la nostalgia.

Yo tengo dos recetas para la nostalgia, dependiendo de la época del año. En verano, la receta tiene forma de billete de avion. Suelo pasar ocho semanas al año en Pamplona, inmersa en sus olores y sabores, tocando las piedras viejas, visitando las nuevas, disfrutando cada día como un regalo, como si fuera la única oportunidad que tengo. Al igual que yo, Pamplona va cambiando en el fondo y en la forma. Crece,

domingo, 28 de marzo de 2010

Ser niño

Por lo que yo veo, la diferencia entre los niños de un país y de otro es la misma que entre los adultos. Cuando los adultos son educados, los niños lo son. Cuando los adultos abusan de la comida basura y la televisión, por poner un ejemplo, lo mismo ocurre con sus cachorros. 

Puestos a hacer comparaciones, encuentro más diferencias entre los niños de hace 35 años y los de hoy. Hace años uno salía de casa al punto de la mañana, se pasaba el día trasteando en la calle y volvía para comer, merendar y cenar. Se hacían carreras de bicis, no se llevaba casco, no se ponían cinturones en el coche, y a las rodillas averiadas se les ponía mercromina. 


Hoy en día, por lo menos en Estados Unidos y en Inglaterra, los niños van a jugar con cita previa, como si fueran al médico. A no ser que uno viva en una zona residencial pequeña y semi privada, con parque, donde todos se conocen, las madres somos las que organizamos la vida social de los pequeños, así que cada día juegan en una casa. Otra opción es que salgamos a la calle con ellos y nos sentemos en un banco para estar seguras de que nadie se los lleva o de que no tengan más accidentes de los normales. Ni se nos ocurre dejarlos solos sin saber donde están, por miedo a pederastas, secuestradores, bullies, camellos, exhibicionistas, o conductores borrachos. Luego nos quejamos de que se enganchan a los videojuegos, y para evitarlo, les organizamos días maratonianos con actividades extraescolares. Los críos no se si disfrutan tanto de su infancia, pero nosotras estamos tranquilas. 

sábado, 27 de marzo de 2010

Los más ricos.

Escrito por CATÓN

Me propongo demandar a la revista "Fortune", pues me hizo víctima de
una omisión inexplicable.

Resulta que publicó la lista de los hombres más ricos del planeta, y
en esta lista no aparezco yo. Aparecen, sí, el sultán de Brunei,
aparecen también los herederos de Sam Walton y Takichiro Mori. Figuran
ahí también personalidades como la Reina Isabel de Inglaterra, Stavros
Niarkos y los mexicanos Carlos Slim y Emilio Azcárraga.

Sin embargo a mí no me menciona la revista. Y yo soy un hombre rico,
inmensamente rico. Y si no, vean ustedes:

Tengo vida, que recibí no sé por qué, y salud, que conservo no sé cómo.
Tengo una familia: esposa adorable que al entregarme su vida me dio lo
mejor de la mía; hijos
maravillosos de quienes no he recibido sino felicidad; nietos con los
cuales ejerzo una nueva y
gozosa paternidad.
Tengo hermanos que son como mis amigos, y amigos que son como mis hermanos.
Tengo gente que me ama con sinceridad a pesar de mis defectos, y a la
que yo amo con sinceridad a pesar de mis defectos.
Tengo cuatro lectores a los que cada día les doy gracias porque leen
bien lo que yo escribo mal.
Tengo una casa, y en ella muchos libros (mi esposa diría que tengo
muchos libros, y entre ellos una casa).
Poseo un pedacito del mundo en la forma de un huerto que cada año me
da manzanas que habrían acortado aún más la presencia de Adán y Eva en
el Paraíso.
Tengo un perro que no se va a dormir hasta que llego, y que me recibe
como si fuera yo el dueño de los cielos y la tierra.
Tengo ojos que ven y oídos que oyen; pies que caminan y manos que
acarician; cerebro que piensa cosas que a otros se les habían ocurrido
ya, pero que a mí no se me habían ocurrido nunca.
Soy dueño de la común herencia de los hombres: alegrías para
disfrutarlas y penas para hermanarme a los que sufren.
Y tengo fe en un Dios bueno que guarda para mí infinito amor.
¿Puede haber mayores riquezas que las mías? ¿Por qué, entonces, no me
puso la revista "Fortune" en la lista de los hombres más ricos del
planeta?"

Y tú, ¿cómo te consideras? ¿rico o pobre? 

lunes, 22 de marzo de 2010

Así nos ven, y así me siento.

Aquí, en Estados Unidos, hace tiempo que perdí la costumbre de decir "soy española" y en su lugar, digo que "soy de España". Os parecerá una tontería, pero este detalle me supone unos minutos menos de explicaciones. Cuando contesto que soy española, la respuesta, casi siempre, es "¿de qué país?" "española de México, Argentina...?" La primera vez que lo escuché, puse cara de póker a medio camino entre pensar si mi inglés no daba para mucho, o eran sus conocimientos de geografía los que no pasaban el examen. Cuando esto se repitió varias veces, me di cuenta de que simplemente ellos mezclan el ser español con el hablar español, así que ahora les digo que soy de España. Si siguen preguntando de qué parte, les hablo de Pamplona. Menciono Hemingway y los encierros, y a una gran mayoría les suena.

En Florida, me encuentro con que, a menudo, mis interlocutores son de países latinoamericanos. La mayoría tienen una reacción muy positiva hacia los españoles, y he oído en muchas ocasiones lo de la "madre patria". Respecto a los americanos, entre los jóvenes lo primero que sale a relucir es Ronaldo, seguido del Real Madrid, y alguna que otra vez, el Barca. Los mayores, si nos han visitado, hablan de la comida, y si no, mencionan Barcelona.

Por lo que yo veo, la idea estereotipada que relaciona España con sol,  flamenco y paella es mucho más general en Inglaterra que en los EU. Por un lado es lógico, puesto que los ingleses vienen en busca del sol que tanto les gusta y tanto echan en falta, y visitan sobre todo las zonas turísticas donde estos estereotipos siguen siendo visibles. Los americanos, sin embargo, cuando nos visitan tienen intereses más diversos, y a menudo lo hacen como parte de un viaje a varios países europeos.

En cuanto a mí, el vivir lejos me hace identificarme más con el país, e incluso con Europa. Por ejemplo, me intereso por deportes y deportistas españoles que antes no me interesaban. Cuando estoy en cualquier provincia española que no sea la mia, me siento, por contraste, solo navarra. En Inglaterra me siento española, y en los Estados Unidos me identifico con ciudadanos de países que nunca me han parecido tan cercanos a nosotros, solo por el hecho de que están cultural, física y socialmente más próximos a mis raíces. Me hace ilusión encontrar a franceses, alemanes o italianos. Seguro que si hiciéramos viajes espaciales y estuviera en otro planeta, me encantaría encontrarme a un terrícola, fuera de donde fuera. Cuestión de perspectiva, como todo.


martes, 16 de marzo de 2010

Género neutro.







Desde que lo he leído ésta mañana, no paro de darle vueltas. Un ciudadano británco ha sido legalmente reconocido como del género neutro. Estoy tan sorprendida que todavía no tengo una opinión al respecto. Por supuesto, cuando digo opinión, no me refiero a una opinión sobre la persona de la que hablamos, que merece todo mi respeto, sino sobre lo acertado del procedimiento oficial.  

A ver si al escribir se van aclarando mis ideas. A vuelapluma, lo primero que me sorprende es que un gobierno decida hacer legal y oficial algo tan minoritario y personal solo por el hecho de que es una realidad. No se, por poner un ejemplo más simple, cuantos ejemplares híbridos se necesitan para definir una especie nueva en botánica o en zoología? o ¿cuantas obras de arte debe haber que estén realizadas de una forma novedosa para que se considere un estilo nuevo? Lo cual me plantea otro interrogante: Cuantos casos más de personas en una situación similar encontraríamos si hiciéramos un estudio sobre el tema? ¿Va a ser este el único ciudadano en el mundo con género neutro?

Y sigo pensando. ¿que implicaciones tiene el hecho de que a partir de ahora las personas puedan ser, como los géneros gramaticales, femenino, masculino o neutro? Para empezar, los ingleses no tendrán problemas con el lenguaje, pero los hispanoablantes, los italianos y los franceses, entre otros muchos, si. Necesitaremos palabras nuevas, porque utilizar un artículo neutro refiriendonos a un ser humano suena un poco despectivo. 

Lo que podría llegar a tener implicaciones es la posibilidad de que en unos años, algo que se da por hecho como es el definirse de un género u otro, no sea tan sencillo habiendo tres de ellos en lugar de dos.  No preveo en un futuro, ni siquiera lejano, que haya un número elevado de personas a las que no se pueda definir  en términos de género atendiendo a sus características físicas; vamos, que por mucho que pueda haber distintas orientaciones, tanto Rock Hudson como Casanova tienen bien definido su género, igual que la mayoría de nosotros. Pero lo que yo quisiera ver es si esto es solo una anécdota, o es el primero de un gran número de casos, porque entonces ¿podría llegar a marcar la siguiente pauta evolutiva del ser humano?. Cuando un tipo de organismo triunfa en su entorno, se coloca en la cúspide de la pirámide ecológica, deja de tener predadores relevantes y empieza a multiplicarse exponencialmente hasta crear una superpoblación que termina por amenazar la supervivencia de la especie. Hace años que oigo voces que nos intentan demostrar que estamos viviendo esta situación, y que el crecimiento actual no es sostenible por mucho más tiempo. Sabemos, por otra parte, que la naturaleza tiene sus métodos de control y adaptación. Me pregunto si una mutación de género, a neutro, acompañada de un aumento relevante en la homosexualidad, conlleva una drástica reducción de la natalidad y por tanto del crecimiento de población. Las parejas humanas suelen formarse siguiendo un principio de polaridad que podemos observar en todas partes en la naturaleza. Incluso en relaciones homosexuales se puede ver este principio porque normalmente un individuo tiene su parte femenina más desarrollada y el otro la parte masculina. Universalmente lo simbolizamos con el ying y el yang, o utilizamos los clásicos ejemplos del día y la noche, los polos positivos y negativos, etc etc. Si todos fuéramos neutros, podríamos seguir relacionándonos basándonos en otras consideraciones, como afinidad intelectual, por ejemplo, pero no se si serían uniones emocionales ni probablemente sexuales, porque con cargas neutras no hay chispa. 


En cuanto al sujeto en cuestión, que es lo que cuenta, le deseo lo mejor, y espero que se sienta content@ ahora que puede definirse. ¿Se acabarán sus problemas existenciales por el hecho de que la autoridad haya dictaminado que es oficialmente neutro?. ¿Como se siente alguien cuando no sabe si es hombre o mujer? ¿Podrá encontrar una pareja que se sienta cómoda con su género neutro? Al menos, los que se cambian de género o los que quisieran cambiarse, saben lo que sienten, saben con qué se identifican. Pero Norrie May no sabe lo que es. Confieso mi  curiosidad por saber como le afecta. Se sentirá incompleto, a falta de un rol, de un grupo al que pertenecer? o, por el contrario, está trascendiendo el hecho de pertenecer a un grupo u otro y se siente pleno siendo simplemente humano? Tampoco está  mal. Yo me paso la vida abogando por la eliminación de etiquetas y de barreras, por la no identificación con países, religiones, razas o grupos sociales, luego no debería chocarme tanto eliminar la barrera de género. El (ella, ello...) dice que cuanto más quiere uno ser normal menos fiel es a uno mismo. Le doy la razón. No se si admirarlo por ser valiente y fiel a sí mismo, o sentir compasión porque tiene un cacao mental que quien sabe si le deja ser feliz. También dice en cuando se censura a si mismo para contentar a otros, su alma sufre. Es cierto. Yo veo a muchos que se censuran a si mismos en diferentes aspectos, aunque sean menos definitivos o llamativos que este, y no son capaces de reconocerlo, ni mucho menos de ponerle un final. También sus almas sufren, pero ellos se hacen los locos. 


Por lo demás, mientras no me hagan a mi marcar la casilla N, cada uno que se defina como quiera, y supongo que el gobierno británico simplemente ha dado una respuesta práctica ante una realidad, tanto si nos gusta como si no. Por el momento, mi opinión al respecto sigue, como su género, neutra, y lo que sí quisiera ver en el mundo, con respecto a ésta persona neutra tan fiel a si misma, es respeto. 

jueves, 14 de enero de 2010

¿Y ahora qué hacemos?

Estaba yo escribiendo unas notas sobre como ser más felices, positivos y más relajados respecto a nuestras expectativas, cuando me he encontrado con la noticia del terremoto de Haití. La verdad es que me ha dejado muy impresionada. Como siempre, la cifra que menos me preocupa es la de muertos. Rezo por ellos y espero que hagan la mejor transición posible al otro lado. Lo que me preocupa son los damnificados. Personas que se quedan solas, que han perdido su vida tal como la conocían: familia, casa, trabajos... Niños que se quedan solos. Personas heridas. Víctimas a las que no se va a poder rescatar. Van a ser millones los afectados, y van a tener serias dificultades para recuperarse, dadas las circunstancias. Y yo me pregunto, ¿Como nos afecta esto a los demás? Siempre digo que la humanidad es una unidad, igual que un cuerpo. Lo que le pasa a una célula afecta en alguna medida a todo el organismo.

Lo primero que el cuerpo hace es movilizar los recursos necesarios hacia la zona afectada. Es lo que hacemos nosotros. Me alegra ver que muchos países ya han enviado personal especializado y materiales. Por proximidad y por capacidad, me hubiera gustado que la respuesta norteamericana hubiera sido más rápida, pero ya está en camino. Canadá, República Dominicana, Brasil, Francia y España, entre otros, están también movilizados y facilitando ayuda. Los supervivientes, por lo que leo, están empezando a organizarse entre ellos, y las ONGs más importantes, como Médicos Sin Fronteras, Oxfam y Unicef, están ya trabajando en la zona, más que nada porque tenían personal atendiendo proyectos en el país desde antes de la catástrofe.

Respecto al resto de nosotros, se me ocurre que tenemos al menos tres opciones: una es pasar del tema porque no tiene que ver con nuestra vida. Al fin y al cabo, son pobres, negros y encima están lejos. Esta opción equivale a no cuidarse una herida en el dedo gordo del pie porque no es una zona vital. Al final se puede engangrenar. La segunda opción es obsesionarse con las imágenes desoladoras de niños heridos y solos, de los que lo han perdido todo, hasta la esperanza, en un país que, tal como está, no puede ni ayudar a los vivos ni enterrar a los muertos.  Clamar al cielo y engancharse en lo atroz de la catástrofe es como deprimirse por tener una herida o una enfermedad. No sirve como ayuda, y entorpece una pronta recuperación. La tercera opción es poner manos a la obra. Algunos podrán físicamente acudir a la zona y utilizar sus conocimientos, su experiencia o sus habilidades para ayudar. Otros lo harán colaborando con la organización y la logística de los diversos equipos que colaboran en las tareas de ayuda desde su ciudad. Muchos ayudarán, en la medida de sus posibilidades, económicamente. El esfuerzo internacional y de las ONGs es importante y necesitan nuestra colaboración económica. Casi todos podemos colaborar, aunque sea muy modestamente. Por último, algo que TODOS sin excepción podemos hacer, es ayudar emocionalmente. Al que le guste rezar, que rece. Si reza mucho, mejor. Otros meditarán. Muchos visualizaremos. Cualquiera que sea el camino elegido, todo el amor que sintamos hacia ellos, se convierte en una fuerza creativa de apoyo. Si los consideramos fuertes y capaces de superar la catástrofe y reconstruir sus vidas, lo harán. Si nos imaginamos que toda la ayuda emocional y física les llega lo antes posible y de la manera más efectiva posible, así será. Es trabajo de todos. Esto equivale a cuidarnos y atendernos lo mejor posible cuando tenemos una herida o una enfermedad, y nos beneficia a todos.

Y tú, ¿Cual de las tres opciones eliges?

Enlaces para colaborar:
Médicos sin Fronteras:
http://www.msf.es/
Unicef:
https://servidorseguro.unicef.es/web/donacion.html?idcampana=1055
Intermón/Oxfam:
http://www.intermonoxfam.org/es/page.asp?id=3708

Manda esto a todos tus contactos, para que también puedan colaborar.


lunes, 11 de enero de 2010

Qué frío más rico!



La Plaza del Castillo (Pamplona, España. Gracias a mi amiga Veronica por la foto)


                                          

Colchester (UK) (Gracias a mi sobrina Natalie por la foto).

En Florida no tenemos nieve (por ahora) pero esta mañana estábamos a cuatro gradetes. La verdad es que de vez en cuando y como excepción, se agradece. Dejar las chanclas y las camisetas de tirantes unos dias es bien agradable. Tengo excusa para tomar un chocolate caliente, o para quedarme en casa viendo una peli, arrebujada con una manta. Pequeños placeres del invierno que tenía olvidados desde que vivo en éste apéndice del mapa americano.

Mi abuelo era agricultor. Siempre decía que la nieve hace la tierra fértil, las raíces más fuertes, y todo más sano porque mata mosquitos, virus y bacterias. En éstas mañanas gélidas, a mi madre le encanta abrir las ventanas de par en par, por lo menos media hora, para que entre la frescura a todos los rincones de la casa. Dice que siente todo limpio y renovado. Con éstos antecedentes, no es de extrañar que al ver las fotos de la nieve o al levantarme y notar el frío mañanero, me da la impresión de que de alguna forma, el aire gélido se va a llevar las bacterias y los mosquitos de la vida, dejándonos una más limpia y fértil. Me doy cuenta de que deberíamos hacer como la madre naturaleza: desacelerar, hibernar, desarrollarnos por dentro mientras disfrutamos un pequeño y acogedor retiro. Es tiempo de libros, de reuniones familiares, de té caliente, de Monopoli o Parchís, de hornear bizcochos, y si alguno tiene un albergue cerca, también es tiempo de acercarse a ver si necesitan una mano. Hace frío para todos, pero no todos lo recibimos de la misma manera.