PUNTO DE VISTA - Un espacio para compartir opiniones.







martes, 24 de agosto de 2010

¿Que puedes hacer tu para ayudar a los 33 mineros atrapados?



Tú también puedes colaborar en el rescate de los mineros chilenos. Te doy una pista: no tiene nada que ver con mandar dinero. Si te sientes impotente para ayudar o si piensas que el tema no tiene que ver contigo, piénsalo de nuevo. 


Treinta y tres mineros quedaron atrapados después de un colapso en una mina de Copiapo (al norte de Chile) el 5 de agosto. Hoy, tres semanas mas tarde, sabemos que están vivos, pero el túnel que hay que cavar para rescatarlos puede tardar tres o cuatro meses en estar operativo. Por un momento imagínate a ti mismo atrapado en una mina de cobre, a 700 metros bajo tierra con otros treinta y dos compañeros, a 35 grados de temperatura, con limitada cantidad de aire, agua y comida, y con un nivel de humedad ambiental superior al 90%. Por supuesto que se podrán pedir responsabilidades, pero no es el momento para ello. Es momento para la acción. El gobierno chileno y algunas compañías mineras privadas estan encargándose del rescate. Las familias colaboran en lo que pueden, y también los mineros ponen de su parte para mantener la moral alta y su salud en las mejores condiciones posibles. Solo falta que nosotros
pongamos nuestro grano de arena. Sin duda, también desde donde estemos, podemos ayudar. 


A menudo citamos a Gandhi cuando dijo ¨se el cambio que quieres ver en el mundo¨. Pues bien, este es uno de esos momentos en los que podemos actuar como la sociedad que queremos llegar a ser. Tanto si eres consciente de que la humanidad es una unidad, como si eres de los que todavía sigue pensando que es un grupo de individualidades, el hecho es que somos uno. Piensa en las células de un cuerpo. Una célula en la piel de tu cabeza no sabe que está relacionada con una célula en un hueso del pie, pero en realidad sus destinos corren paralelos y dependen la una de la otra para su supervivencia y bienestar, tanto si lo quieren como si no; tanto si son conscientes de ello como si no. 


Este es el plan: piensa en los mineros y sus familias; pero no te enfoques en la situación en la que están ahora, sino en su rescate. Cuando sientas lo mucho que te gustaría verlos libres, sanos y salvos, mantén ese sentimiento y visualiza esa imagen. Percibe como son de felices. Siéntete bien sobre ello. Siente agradecimiento por su rescate. Si lo prefieres, también puedes rezar. Puedes invocar cualquier santo, ángel o figura religiosa que te resulte familiar si tienes costumbre de hacerlo. De cualquier manera que elijas, sigue visualizando un resultado positivo. Insiste. Hazlo cada día hasta que estén libres. Compártelo con tus amigos, tus redes sociales, tus compañeros de trabajo. ¿No lo hacemos con la selección de fútbol? Igual lo podemos hacer con este equipo de 33.Uno de nosotros no tendrá suficiente capacidad de influir la realidad, pero muchos juntos podemos definitivamente crear una diferencia. Funciona de la siguiente manera: cada uno de nuestros pensamientos apoyado por la correspondiente carga emocional, independientemente de que esta sea positiva o negativa, tiene un impacto en la realidad física. Este impacto es mayor o menor dependiendo de la intensidad del sentimiento y del nivel de insistencia. Muchos de nosotros visualizando un resultado positivo en el rescate de los mineros, emocionalmente implicados, perseverando durante los días que quedan hasta su liberación, necesariamente afectaremos positivamente el resultado final. 


Ahora ya sabes que hay algo que puedes hacer. Conoces tu parte del plan. Tienes la capacidad, la responsabilidad y el libre albedrío para elegir. ¿Que vas a hacer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.