PUNTO DE VISTA - Un espacio para compartir opiniones.







sábado, 10 de abril de 2010

Receta contra la nostalgia.

Yo tengo dos recetas para la nostalgia, dependiendo de la época del año. En verano, la receta tiene forma de billete de avion. Suelo pasar ocho semanas al año en Pamplona, inmersa en sus olores y sabores, tocando las piedras viejas, visitando las nuevas, disfrutando cada día como un regalo, como si fuera la única oportunidad que tengo. Al igual que yo, Pamplona va cambiando en el fondo y en la forma. Crece,
evoluciona, muestra cada año una cara nueva, pero manteniendo esa esencia eterna que la hace única y diferente. Si no pudiera tener ese paréntesis, ese momento para nutrirme de mis raíces y reconectar con lo que siento tan mío, el resto del año posiblemente me resultaría difícil. 

El momento de la despedida es duro, pero breve. Conforme voy alejándome del aeropuerto voy cerrando el paréntesis anual, y empiezo a centrarme en lo que es el día a día de la vida que he elegido vivir. Por supuesto la conexión con la familia y los amigos, que es lo importante, no se pierde en todo el año. Internet y el teléfono son herramientas básicas que nos permiten un contacto casi permanente con un costo mínimo. La prensa digital, y las redes sociales como twitter, permiten también tomar el pulso local a distancia, así que es fácil estar al día. Eso sí, los abrazos, el jamón ibérico y los pinchos siguen siendo asignatura pendiente, porque aún no se materializan al otro lado del charco, por mucha foto que a una le manden. 

En invierno, la receta consiste en darse cuenta de que, como casi todo en la vida, la nostalgia es una cuestión de elección. Uno puede elegir si se pasa el día pensando en lo que deja atrás, o en lo que tiene delante. Yo elijo centrarme en el lugar donde estoy y en hacer lo que hago. Encuentro otras satisfacciones y motivaciones que me mantienen de momento lejos de la tierra donde están mis raíces. Los sitios, como las personas, no son ni mejores ni peores unos de otros; son simplemente distintos.  Disfrutar lo mejor que ofrece cada uno es el secreto para poder encontrarse bien casi en cualquier sitio; es lo que yo hago para no sentir nostalgia, y funciona, por lo menos hasta que se acerca el verano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.