PUNTO DE VISTA - Un espacio para compartir opiniones.







sábado, 19 de diciembre de 2009

Felices Fiestas y próspero 2010!!!!



Estos dias voy a celebrar el nacimiento de Jesús. Estaré cocinando, jugando con mi hijo, disfrutando de familia y amigos, viajando un poco, sintiéndome agradecida por todo lo que nos ha traído éste año, tanto lo que me ha gustado como lo que no, decidiendo lo que quiero manifestar en 2010... en fin, que no voy a tener tiempo para blogs, twitters, o trabajo hasta el 4 de Enero.

Os deseo de todo corazón unas buenas fiestas y un año nuevo muy feliz.


lunes, 7 de diciembre de 2009

Discurso del Nobel de la Paz 2009

Anoche tuve un sueño. Vi un hombre de pie en un auditorio lleno con gente vestida de gala. Es un hombre negro. Aparenta estar en los cuarenta. Lleva el pelo muy corto. Su sonrisa es afable y carismática. Tiene presencia. Está hablando para el público del auditorio, y para el resto del mundo que lo ve por televisión. “…por éste premio que acepto con humildad y gratitud. No siento que me lo merezco, pero les aseguro que al recibirlo, adquiero un compromiso. Me comprometo no como presidente de los Estados Unidos, sino como ciudadano del mundo a trabajar por la consecución de la paz. La paz es y siempre será una prioridad en mi vida. Sin paz no es possible crear una vida feliz, un mundo del que nos sintamos orgullosos y que podamos dejar como legado a nuestros hijos.


Hay algo que tenemos que tener claro: la paz no es solo un asunto para los politicos. Al asumir éste compromiso también solicito vuestra ayuda. La paz no es la conquista de un solo hombre ni el proyecto de unos pocos grupos. Yo estoy aquí hoy como la voz del mundo que clama por vivir pacíficamente. Como humanos, no podemos seguir viviendo en un mundo en el que todos competimos contra todos. Compartimos la misma casa: nuestro planeta. Tenemos que aprender a convivir si queremos evolucionar.


La paz empieza en cada individuo, en cada familia. Empieza en el campo donde debe cultivarse comida para todos, porque la paz es possible solo si nadie muere de inanición. Empieza en los colegios, porque no puede haber paz si no hay igualdad de oportunidades para todos. Empieza en nuestros corazones, cuando cambiamos competitividad por colaboración. La paz no es sólo la ausencia de violencia. La paz es el tejido que sostiene la vida, el terreno abonado que nutre nuestro crecimiento. 


Como individuo, solo puedo dedicar mi vida a este objetivo y pedir vuestra ayuda. Como presidente de los Estados Unidos, voy a empezar inmediatamente a trabajar para lograr acuerdos específicos que harán possible nuestro objetivo en un dia no muy lejano. Voy a trabajar en la terminación inmediata de todos los conflictos bélicos donde mi país tiene tropas armadas. Voy a trabajar para que se utilice el cincuenta por ciento del presupuesto destinado a alimentar la maquinaria bélica, para reconstruir los paises que necesitan ser reconstruidos.Voy a trabajar para que todos nuestros aliados que hagan lo mismo. Voy a trabajar para que nuestras fuerzas armadas, que tan buena preparación tienen, y tan bien han sabido defender su país, colaboren en las labores de reconstucción, garantizando el impulso necesario en todos los lugares que de momento no pueden mantenerse por sus propios medios.


Sé que no va a ser fácil. Sé que parece una utopia, pero déjenme decirles algo. Aunque es una utopia crer que lo conseguiremos de la noche a la mañana, lo que es una realidad sin lugar a duda es que podemos empezar a trabajar en ello. Tenemos derecho a vivir en un mundo mejor. Tenemos derecho a cambiar nuestro mundo, y tenemos la responsabilidad de hacerlo. El momento es ahora.”


Entonces algo pasó en mi sueño. Me encontré de pronto al lado del hombre que hablaba. Noté la sombra de una duda. Indecisión. Me pareció que un pensamiento cruzaba su mente mientras miraba una de sus notas. Noté el peso de la responsabilidad sobre sus hombros. Pude ver la nota mientras la guardaba en su bolsillo. Decía “ Anuncio de la existencia de la Federación Galáctica y del inminente primer contacto”. Iba a gritale que necesitamos saber la verdad, tenemos que saber que no estamos solos, pero me desperté. Por alguna razón, éste hombre eligió no desvelar un mensaje importante. Yo elegí volver a mi vida consciente, pero ésta vez, con la audacia de sentir esperanza.


Por Helena Aramendía el 7 de Diciembre de 2009. www.sanaciones.es


Permitida la reproducción parcial o total del artículo siempre que se mencionen el autor y la fuente. 

jueves, 3 de diciembre de 2009

Para solucionar la violencia de género, el primer paso está en manos del que la padece.

Violeta Santander, que recibió una paliza de su compañero sentimental el 2 de agosto de 2008, dice que no se sintió agredida, y que el susodicho no es un hombre violento. Hay un vídeo de la agresión. El hombre que la defendió pasó muchas semanas en coma, y sigue con secuelas después de haber sido atacado por el mismo individuo por defenderla. En su momento, cuando los hechos saltaron a la prensa, me pareció, como a casi todo el mundo, que es una verguenza que ocurran hechos así. Sentí lástima y admiración por el profesor Neida, y por la "pobre" señora a la que defendió. Después de leer hoy ésta noticia, mi lástima se convierte en frustración y enfado.


Yo no voy a decir que las personas maltratadas se lo buscan, porque me parece una aberración, y porque no hay excusa para la violencia, sea del tipo que sea. Los violentos actúan como animales y no como personas, porque tienen problemas sociales, psicológicos y emocionales. Son una lacra y unos enfermos, y también son el producto de una sociedad con valores erróneos y problemas educativos (entre otros). Por supuesto que las víctimas deben tener apoyo y ayuda, pero (alguien tiene que decirlo) lo primero de todo es que decidan dejar de ser víctimas. No tienen la culpa de lo que les pasa, pero sí tienen la responsabilidad de romper el círculo vicioso en el que se encuentran y de salir de ahí. No se han buscado lo que les ha ocurrido pero sí se buscan el que siga ocurriendo, porque lo niegan, lo justifican o lo ignoran. Apoyo las campañas contra la violencia, sea del tipo que sea. Me solidarizo y colaboro en la medida que lo puedo hacer, pero que no cuenten conmigo si se acomodan a una situación denigrante hasta que les parece normal, y prefieren ver a un hombre justo y valiente al borde de la muerte antes que reconocer que las maltratan y terminar con ello. ¿Hasta qué grado se puede distorsionar la realidad? Entiendo que las víctimas que adoptan ésta actitud están tan enfermas como los agresores, pero deben saber que hasta que ell@s no digan basta ya, los demás no podemos hacer mucho por ayudar.
De todas las personas que haya en mi vida, ninguna será más que yo. (que también hay hombres maltratados).

martes, 1 de diciembre de 2009

¿Otra de buenos y malos?

Hoy va de de piratas. Ya que todavía tenemos reciente el tema del Alakrana, me gustaría compartir mis reflexiones al respecto. Por supuesto, lo primero y más importante, es manifestar mi alegría por la liberacion de toda la tripulación. Es una satisfacción saber que a pesar del mal trago, están sanos y salvos con sus familias. Y a partir de aquí, tenemos que hablar.

En primer lugar, comentar un detalle. Según tengo entendido, el “Alakrana”, igual que en su día el “Playa de Bakio”, que tambien fue capturado, no llevaba bandera Española en el momento de su captura. Como muchos otros barcos del Pais Vasco, enarbolan la bandera de su comunidad. A mi esto ni me va ni me viene, ni me parece mal en principio. Cada uno que lleve la bandera que quiera, pero que sea consecuente. Segun el derecho marítimo, “todo buque navegará bajo pabellón de un solo estado y quedará bajo la protección de dicho estado que deberá garantizar su seguridad en alta mar”. La proteccion, o en este caso el rescate, deberia negociarse con el gobierno correspondiente a la bandera enarbolada. Por supuesto, entiendo que el gobierno español se encargue del tema, pero me parece una gran hipocresia por parte de los armadores. ¿No debería haber sido el Lehendakari el encargado de negociar o de brindar la protección necesaria en este caso?.

Independientemente de estos temas que no son realmente relevantes, es interesante ver cómo lidiamos con la situación. Durante la crisis del secuestro, por lo que pude leer y escuchar no nos ponemos de acuerdo. Si negociamos, mal porque mandamos un mensaje de debilidad y sentamos un precedente tras el que podemos esperar más secuestros. Si no negociamos, mal porque no estamos protegiendo a nuestra gente, lo cual es inadmissible. Si pagamos, mal. Si no pagamos, tambien. Si detenemos a un par de piratas, mal por poner en peligro a los secuestrados. Si no les detenemos, mal porque somos ineptos, ineficaces e incapaces de defender a los nuestros. En qué quedamos? A mí me parece que en situaciones de crisis es importante confiar y dejar hacer. Es como ir de paquete en una moto. Uno no discute las decisiones del que va delante. Ya habrá tiempo de quejarse por la conducción una vez que estemos parados, o ya veremos si nos volvemos a montar con la misma persona. Pero en situación de riesgo, uno se pega al piloto (ojo, que no he dicho “uno pega al piloto” ) para facilitarle el control de la situación. Y si no, no haberte montado.

Una vez que la situación perentoria está más o menos resuelta, seguimos teniendo un problema. Como ocurre con las enfermedades, los síntomas son solo la señal de que algo no funciona. Los secuestros no son el problema, si no el síntoma de algo mayor. Por tanto, debemos considerarlo desde una prespectiva más amplia. Es muy facil adoptar la vieja postura simplista y dualista que ha creado el mundo deshumanizado y caótico en el que vivimos. Ellos son los malos, nosotros los Buenos y además las víctimas inocentes. O sea, o vamos a por ellos, o, si ésto no es práctico, vale con no dejar que nos secuestren otra vez y cada palo que aguante su vela. Cada barco, cada pais, que se las arregle como mejor le parezca. Seguridad privada, proteccion militar, en fin, otra escalada de uso de fuerza armada en el que hay unos pocos beneficiados: los que venden armas. Cuando los pesqueros vayan armadas hasta los dientes, los piratas mejoraran sus equipos. Cuando estos sean similares a los que llevan los que defienden a los pesqueros, todos incrementarán su armamento. Cuando los piratas vean que maltratar no es suficiente, matarán. ¿Y quien gana en esta espiral de violencia que se esta creando? Aparte de los negocios de armamento, nadie. Hay que encontrar otra solucion.

La mejor manera de encontrar una salida es entender el problema. Somalia es uno de los paises más rotos del mundo, social, economica y políticamente. Claro que muchos dirán que no es nuestro problema, si no el suyo. Que espabilen como lo hacemos los demás. Bueno, si uno tiene un drogadicto en la familia también podría decir lo mismo, sin embargo se le ayuda. A pesar de que sería fácil decir “que no se hubiera drogado” o “que no hubiera tomado esta decision o la otra…”. Son parte de la humanidad, y como tal, mal que nos pese, parte nuestra. En este momento, sin un gobierno que tenga las riendas del pais, Somalia es una tierra sin ley. Esto ha favorecido que la comunidad internacional se aproveche. En los ultimos años se han expoliado sus costas de recursos pesqueros, y a cambio se han convertido en un vertedero para las substancias tóxicas (quimicas y radioactivas) que países supuestamente desarrollados van vertiendo en sus aguas. Al principio, los mismos pescadores somalíes eran los que, con lanchas rápidas, trataban de eviar estos expolios y actos de vandalismo, intentando, por lo menos, obtener alguna compensación económica para paliar daños. Con el tiempo, ésto ha ido derivando en una escalada de violencia. Que hubieramos hecho nosotros en su lugar? Un proverbio indio dice “no juzgues a ningun hombre sin haber andado antes tres lunas en sus mocasines”; vamos, que hay que ponerse en el lugar del otro. Sin recursos ni futuro, en Somalia se encuentran con que en las zonas costeras la gente se muere y un alto porcentaje de niños nace con deformaciones, debido a la radiacion de los vertidos. Ven sus bancos de pesca reducidos porque ahora que los buenos (nosotros, claro) estamos agotando nuestras zonas pesqueras y marisqueras, tenemos que expoliar las del vecino.

Nos olvidamos de que la tierra es nuestra casa. Uno no limpia el salon y pone toda la porquería en el dormitorio. En una familia, no dejamos a un hijo morirse de hambre para que el otro pueda tener un coche nuevo o irse de vacaciones. Para poder solucionar nuestros problemas, tenemos que empezar a gobernar el mundo como una unidad que es. Una casa, una familia. Todos estamos juntos en esto, y las consecuencias de lo que los paises mas civilizados hacen con los paises menos favorecidos como Somalia, son las que vemos. De empezar a defender a su tierra, a convertirse en un pirata cruel, atiborrado de qat, y sin más meta que el dinero, hay un paso. Pero estoy segura de que si nos empezamos a preocupar por sus necesidades, en lugar de alimentar una escalada de violencia, encontraremos la llave para una solución real y a largo plazo.

Por supuesto que los piratas deben rendir cuentas a la justicia por lo que están haciendo. Desapruebo completamente todo tipo de violencia, venga de donde venga. No hay justificación en ningun caso para retener a un grupo de personas, y muchísimo menos para maltratarlos, humillarlos, o, como en el caso de la niña del “Ariana”, violar a nadie. Que lo entienda no quiere decir que lo apruebe ni lo justifique. Pero aunque hay que utilizar la fuerza como medida de disuasoria o para el rescate de secuestrados, el problema a mayor escala no se solventa realmente con un enfrentamiento hostil, sino con medidas de ayuda y colaboración. Mientras solo pongamos parches, es como si tomamos aspirinas para el dolor cuando lo que lo produce es un tumor.

Y vosotros, ¿qué pensais?

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Si la manipulación de la prensa fuera siempre asi.....

Ataque de un oso a un humano en Churchill, Manitoba, Canada.

Estas fotos son de un ataque real de un oso polar en Churchill.

Las fotos fueron tomadas mientras la gente miraba sin poder hacer nada para parar el ataque.

El periódico local menciona que la víctima se ha recuperado completamente.

Estas son las fotos:






Sonríe. Es bueno para tu corazón.


martes, 10 de noviembre de 2009

Imprevistos II

Lo he conseguido! Son las seis y media, casi todo me ha salido mal, y aquí estoy, disfrutando de un pastelito y tan sonriente.

El tipo de la grua ha venido hora y media tarde. En el camino hacia el concesionario había un accidente y nos hemos retrasado casi otra hora. Cuando he llegado me han dicho que tenían que pedir la rueda y tardaría 5 días en llegar. No tenían ningún coche disponible para prestarme. Me he quedado sin comer (esto no me vendrá nada mal). Finalmente, cuando estaba llegando de vuelta a casa he parado en el super a por un poco de sushi y no había. He corrido para llegar a tiempo antes de que mi hijo saliera del colegio y al llegar he visto que no habían cambiado la hora en el coche, con lo que estaba una hora adelantado y aún no habían salido del cole.

Menos mal que:
Mientras esperaba he podido escribir un poco.
El accidente de la carretera no era nuestro y he tenido tiempo de echar una cabezadita.
Les he convencido para que me alquilaran un coche y corrieran con los gastos.
He podido comer algo y estar en casa antes de que llegara mi hijo.
Lo más importante, no he perdido la calma, y he pasado un buen dia.

He aprendido que aunque al principio cuesta un poco porque no es un reflejo natural, si elegimos de forma consciente el estar tranquilos, se convierte en un reflejo aprendido y nos hace la vida más cómoda. Ya habrá momentos de drama real en los que podremos ponernos alterados de verdad.

Imprevistos.

Hoy me viene a la mente una historia que leí hace algún tiempo. En un lejano país, un sultán decidió poner en sus aposentos la imagen que mejor definiera la paz. Varios de sus ayudantes recorrieron el país durante meses tratando de encontrarla. Finalmente, le presentaron dos cuadros. Uno reflejaba un paisaje ciertamente tranquilo; bucólico, lleno de armonía. Un prado con flores, cielo azul y un riachuelo que lo cruzaba como rayo de plata cantarín. El segundo, sin embargo, era una inmensa cascada. El agua bramaba, chocando contra las rocas. Se adivinaba un ruido ensordecedor, y una explosión constante al estrellarse el agua velozmente. Aunque hermoso, ciertamente no parecía evocar paz y tranquilidad. Sorprendentemente, el sabio sultán eligió éste cuadro. Los que estaban con él, lo entendieron cuando lo vieron sonreír mirando un pequeño detalle en la pintura. Justo detrás de la cascada se veían dos pajaritos en un nido, ajenos al tumulto del agua. Ciertamente es muy fácil estar centrado y feliz cuando todo va bien, pero es otro cantar cuando las cosas a nuestro alrededor se empeñan en hacernos el día difícil.

Todo esto viene cuento de que estoy sin coche, y en USA eso es un problema. Hace tres dias, cuando estaba fuera de casa con mi hijo, perdí una hora intentando que funcionara. Finalmente fue capaz de traernos a casa, pero antes de ayer decidió que no andaba más. Así que cogí prestado el de mi marido, pero ayer se pinchó una rueda. 3 dias 3 problemas. Como es un coche pequeño no lleva repuesto, con lo que (menos mal o hubiera tenido que cambiarla yo, y me estoy haciendo mayor para esos trotes) hoy tengo que perder toda la mañana en esperar al vehículo que nos lleve a los dos al concesionario, ayer perdí un par de horas hasta que por fin nos trajeron a casa, he tenido que cancelar una comida con una amiga a la que no veo hace meses y dos sesiones con dos clientes. Por supuesto estas cosas no son realmente importantes en la vida, y podría ser muchísimo peor. Pero esto no quita para que sean muy incómodas y un test para la paciencia.

Ahora viene lo interesante para mí. Por supuesto que mi primera reacción durante años hubiera sido levantar las manos al cielo y clamar como tremenda víctima lo ridículo de la situación, lo inconveniente, y muchas palabras más feas que por educación no pongo por escrito. Después culpar a alguien (a mí no, desde luego, faltaba más) desde mi marido que no estaba en casa para encargarse de todo, a los fabricantes, o a los que han dejado caer algo a la carretera que debe haberse incrustado en la goma... no se, alguien tiene que tener la culpa, no?

Pues no, he conseguido no hacer nada de eso. Me he aplicado el cuento y he recordado todo lo que les aconsejo a mis clientes. Me he sentado, he hecho unas respiraciones profundas, y he visto que tengo una opción respecto a lo que hay que hacer, y dos opciones respecto a mi actitud. Puedo hacerlo de mal humor y maldiciendo, o puedo tomármelo simplemente como un cambio de plan. He decidido que esta opción es mejor para todos. A ver lo que me dura esta disposición tan buena. De momento llevan media hora de retraso y sigo aquí, esperando la grúa salvadora. Ya os contaré como acabo, y cuanto me falta todavía para "iluminarme".

lunes, 9 de noviembre de 2009

Admiro la falta de odio.

Yoani Sanchez es una blogger cubana que se atreve a levantar la voz por encima del rasero de la desinformación y el silencio. No es un secreto ni una novedad que en algunos países hay una falta de libertades básicas, como la de expresión. Tampoco es nuevo que haya rebeldes que se opongan a ello, y que se atrevan a poner voz al sentimiento de injusticia e impotencia. Lo que suele ocurrir en estos casos, es lo que les ha pasado recientemente a Yoani y otros tres amigos cuando se dirigían a una manifestación contra la violencia. Los secuestraron impunemente y les dieron una paliza.

Desafortunadamente, no son los primeros ni los únicos. Siempre me admiro y me asombro por la valentía de personas así, que no dudan en seguir adelante con lo que su conciencia les dicta, a pesar de las injustas pero previsibles consecuencias. Pero no es ésto lo que me asombra más, ni de lo que quiero hablar hoy. Lo que más admiro de muchas de éstas personas es la falta de odio. Yo aborrezco la violencia más que ninguna otra cosa en el mundo, con pasión y sin reserva. Pero si la hubiera padecido en mis propias carnes o en las de alguien muy cercano a mi, no se si hubiera podido evitar caer en una espiral de odio, de sed de venganza, de furia mejor o (seguramente) peor contenida.

Como terapeuta energética, mi punto de vista ante muchas cuestiones se basa en que somos básicamente energía. Soy consciente de la importancia de mantenernos centrados y no dejarnos llevar por aquello contra lo que luchamos. No se puede apagar un fuego con más fuego, y alimentar sentimientos negativos alimenta aquello que tratamos de combatir. Es una cuestión vibracional, y como tal, lo inteligente y efectivo es favorecer lo que queremos implementar, en lugar de luchar contra lo que no queremos. La teoría es sencilla. Ante la falta de luz, no luchamos contra la oscuridad sino que encendemos una bombilla. Ante el frio, encendemos un fuego. Ante la violencia, nos mantenemos centrados en una actitud pacifista. Pero hay que ser muy fuerte y muy valiente para vivir la teoría y mantener una actitud no belicosa ante tamaña provocación. Cuando los músculos duelen, las emociones se resienten y el entorno se percibe hostil al justificar las agresiones, solo un espíritu fuerte y centrado se mantiene fuera de la onda expansiva del odio. Mi admiración por ello. Yo no se si sería capaz.

http://www.desdecuba.com/generaciony/

jueves, 5 de noviembre de 2009

En Austria venden trucha en las farmacias.

He leído hoy en el periódico algo que, aunque irrelevante, me ha resultado muy curioso; y es que en Austria venden trucha en las farmacias. (aquí está el artículo)
Pues qué quereis que os diga, a mi, por una parte, me parece un poco patochada. Como justificación, aducen que la trucha es sanísima por la cantidad de Omega-3 que tiene, pero hay muchas cosas sanas y no por ello se deben vender en las farmacias.
Según el diccionario, una farmacia es un laboratorio donde se preparan medicinas o una tienda donde se venden. Y una pescadería, un sitio donde venden pescado. Siguiendo esta lógica austriaca, deberían vender también fruta y verdura fresca, y por supuesto aceite e oliva. De paso, que vendan libros o vídeos de chistes en las iglesias, porque reírse es bueno para el espíritu, condones en la comisaría de policía porque son para proteger, y videojuegos en los colegios porque favorecen el aprendizaje. En la carnicería que vendan sillones, porque estar sentado muchas horas también favorece el colesterol. Y en las tiendas de electrodomésticos, que pongan un servicio de contratación de emplead@s de hogar. Total, si es por hacer grupos temáticos... De todas formas, yo me imagino que la venderán en paquetes, como el salmón ahumado del super. Porque si no, ya me veo al farmacéutico de turno con delantal, y a la clienta pidiendo dos de aspirinas y una trucha..., pero oye, "sácame los ojos y quítame las escamas, eh"
Ahora bien, como siempre hay que tratar de encontrar el aspecto positivo a todo, este asunto también lo tiene. Ya es hora de que relacionemos nuestra dieta con nuestro estado de salud. Es importante que nos concienciemos de que somos lo que comemos, y la primera línea de protección de nuestra salud está en la cocina, y no en el cajón de medicamentos. Así que a pesar de las apariencias, la idea subyaciente no me parece mal; solo tenemos que encontrar una mejor forma de plasmarla.
Y a vosotros, ¿qué os parece?

lunes, 2 de noviembre de 2009

La tortilla de patata cubista.

Iñaki Rodaballo (¿lo del apellido es predestinación a la cocina?) ha quedado finalista en el trofeo Coca-Cola a la mejor tortilla de patata. Hasta ahí todo normal. Lo bueno viene cuando leemos más sobre la receta, porque resulta que con las patatas hace un puré que luego deshidrata en papel siliconado, y con el resto de ingredientes y más patatas, se hace una pomada que debe quedar con textura de gel. Dice que es vertical en vez de horizontal, y que se come como un falafell, con la mano. Ahí es nada.

De todas formas, lo que más me llama la atención no es la creatividad de la receta, sino lo retrógrado de los comentarios al artículo. La mayoría de ellos calificando de chorrada, chorradica o tomadura de pelo (los más finos) y alguno se muestra claramente disgustado con la idea. Yo me pregunto por qué hay tanta gente a la que le disgusta que otros hagan cosas nuevas. Que yo sepa, nadie ha dicho que todos tenemos que pasarnos a la nueva receta. Personalmente no me imagino llevándome a la playa una reconstrucción de éstas con crujiente de puré. Pero tampoco pienso que ese sea el objetivo del cocinero. Algunos son creativos en la cocina como otros lo son en la pintura o en cualquier otra materia. La creatividad y la innovación son parte de la cultura, y son una señal de que estamos vivos. Esta tortilla de patata a mi me parece que es como la pintura cubista, en la que uno reconstruye a su manera una versión de la realidad. Me parece bueno que haya gente tan creativa, que se amplíen las opciones, que haya plataformas para explorar puntos de vista diferentes a la hora de entender algo tan tradicional como es la tortilla de patata. A mí, desde luego, me encantaría probarla, aunque no tenga la menor intención de cambiar la receta de mi madre. Y a todos los que critican tanto la innovación culinaria, les diría que se relajaran. Parece que tuvieran miedo de que el mundo fuera a tambalearse porque alguien se atreve a jugar con su receta más tradicional.

Por cierto, esta noche tortilla de patata para cenar. Gordica, con un poco de cebolla y con ensalada de tomate. Y enhorabuena a Iñaki.

martes, 27 de octubre de 2009

Ovo-lácteo-Jabugo-vegetarianos.

Alguien tiene que ser valiente y dar el primer paso. Evidentemente hay un elefante en medio de la habitación, cuando se trata de hacernos vegetarianos en España. Está claro, ¿Quien va a renunciar al jamón? Sobre todo si es Ibérico.

Ya llevo 12 años fuera de la tierra que siento más mía. A lo largo de estos años en distintos sitios, he conocido a bastantes expatriados, y he leído a muchos más que comparten sus experiencias en blogs y artículos. Y no deja de sorprenderme algo que la mayoría tenemos en común. Aparte de la familia, una de las cosas que más echamos de menos es el jamón. Y hay más: cuando hablo con algunas amigas y sale el tema del vegetarianismo, no se si por la edad o porque todos evolucionamos, cada vez veo a más gente con (por lo menos) la intención de pasarse a una dieta sin proteínas animales. Pero... ay! cuando se trata de españoles, lo primero que oigo es ¿y no podré comer jamón? Así que nada, ésto lo soluciono yo ahora mismo. Desde este momento, declaro oficial la dieta Ovo-lácteo-Jabugo-vegetariana. Sanísima. Ala, ya podeis haceros vegetarianos y comer jamón sin ninguna culpabilidad. Total, si es por etiquetas....

lunes, 26 de octubre de 2009

Como usar las redes sociales para incomunicarnos.

Con las redes sociales en internet, la superficialidad en nuestras relaciones es todavía más acusada. Facebook, twitter, tuenti o myspace, por citar algunas, tienen una relevancia mayor cada dia en la forma en la que nos comunicamos. Evidentemente, esto se debe a que ofrecen ciertas ventajas. La comunicación es rápida. Es tanto general para un grupo como particular para un individuo, lo cual lo hace más flexible que el e-mail. Es global y se actualiza constantemente. Es variada en sus objetivos y recursos, ya que igual se utiliza para encontrar a viejos amigos como para hablar de intereses communes, informarse o aprender, todo ello de forma amena con fotos, dibujos y videos. Además, es pública y breve. Y aquí precisamente es donde encontramos la raiz del problema.

Cuando nos acostumbramos a la comunicación constante e inmediata, dejamos de un lado la auténtica comunicación, esa que nos hace crear lazos, conocer a otros en su esencia y compartir lo que hay en nuestro corazón o lo que es importante en nuestra vida. No me imagino a nadie en facebook dando detalles sobre su salud, su vida sentimental o sexual, los problemas de los hijos adolescentes o el hecho de que se esté planteando hacerse un lifting. Casi cualquiera lo podría leer, y no es cuestión de airear lo que no es necesario. Tampoco veo opiniones argumentadas y que den base a un buen diálogo. Comentarios breves que lo justo lo posicionan a un lado u otro de cualquier controversia, y vale.

En principio, no es que me parezca mal o que vea ningún problema en los contactos cortos, superficiales y frecuentes. Igual que en otros aspectos de la vida, en la variedad está el gusto, y está bien utilizar los recursos a nuestro alcance. Lo que me llama la atención y me preocupa es que éstos sustituyan a una comunicación más auténtica. Es como la gastronomía. No hay nada malo en picar algo entre horas, pero si se olvidan las comidas tradicionales de mesa, mantel, cuchara y familia en favor del fast food en el coche o viendo la tele, el progreso se convierte en retroceso.

Para evitarlo, nada mejor que no olvidarnos de salir con nuestros amigos, y si están lejos, seguir usando el teléfono y la correspondencia. Al fin y al cabo, lo que no cambia con los avances tecnológicos, es nuestra necesidad de contacto real.

sábado, 17 de octubre de 2009

Angel de la guarda, y fecha de caducidad.




Está claro que los ángeles de la guarda trabajan a destajo con los niños. Y creo que éste vídeo pone de manifiesto también que tenemos, como los yogures, una fecha de caducidad. Nadie se va antes de tiempo, a pesar de los despistes maternos.

Creo que es hora de que nos enfrentemos a la muerte como lo que es: un cambio de plano producido por una decisión que se toma a nivel de alma, ni más ni menos. Seguirá siendo difícil manejar el dolor de echar de menos a un ser querido, pero al menos nos quedará la tranquilidad de saber que está donde debe estar, y que tomó la decisión antes de encarnar, desde un punto de total consciencia y sabiduría. Por tanto, solo nos queda confiar, respetar, y esperar. Ah, y no culparnos. ¿Os imaginais lo que hubiera pasado si el bebé del vídeo hubiera fallecido? Seguramente su madre se hubiera sentido culpable para siempre, sin querer aceptar que los bebés también son almas viejas y a ese nivel, toman sus propias decisiones.

Helena Aramendia.

viernes, 16 de octubre de 2009

Ampliando nuestra perspectiva.

En una foto, o en un video, cuando reducimos el enfoque hacia una zona específica, ampliamos los detalles. Podemos ver estos detalles más claramente, pero a cambio, no podemos ver lo que rodea la imagen. Lo mismo ocurre en la vida. A menudo nos atascamos en un conflicto o en una línea de pensamiento, y no podemos salir hasta que lo miramos desde una perspectiva más amplia. Como coach, esta es una técnica que utilizo a menudo. Yo la llamo ampliar el enfoque. Como decía Albert Einstein, “ no podemos resolver un problema al mismo nivel al que lo hemos creado”, así que si queremos superar ese momento de estancamiento y resolver la situación, es el momento de cambiar nuestra perspectiva.

Nuestro punto de vista inicial sobre algo, determina nuestra reacción o nuestro pensamiento. Por ejemplo: los que conozcais la historia de Dan Brown “El Código Davinci” probablemente recordareis cuando el professor Langdom está dando una conferencia sobre simbología. En la pantalla vemos unos símbolos, pero los vemos en primer plano, sin que nos enseñen el entorno en el que las fotografías están tomadas. Nuestra mente completa la información e interpreta la imagen en base a nuestra cultura, experiencia, y conocimientos. En la escena, nos muestran una imagen de una cruz gamada. La gran mayoria la relaciona con el nazismo, pero al ver la totalidad de la foto, vemos que es un símbolo grabado sobre el pecho de un buda, y utilizado en ocasiones por grupos o culturas que nada tienen que ver con el régimen alemán. En una segunda fotografía, vemos una estatua de un niño en brazos de su madre, al estilo de algunas figuras religiosas antiguas. Para muchos es una representación cristiana de Maria con el niño, o una figura relacionada con la fertilidad. Al ampliar la perspectiva, vemos que es una estatua que representa al dios egipcio Horus en brazos de su madre Isis.

Cuando estamos atrapados en un conflicto, estamos acostumbrados a repetir una y otra vez el mismo proceso mental. Por ejemplo: estoy cansado de mi trabajo y de mi situación monetaria. Quiero ganar más dinero. Quiero ser mi propio jefe, por lo que debería abrir mi propio negocio. Pero como no tengo dinero para invertir, no puedo abrirlo. Además, mi trabajo ocupa casi todo mi tiempo y energía, con lo que no puedo pensar en un negocio nuevo. Terminamos en el punto de salida. Está claro que si partimos de las mismas premisas y aplicamos la misma lógica, llegaremos a la misma conclusión una y otra vez. Aquí es cuando ampliar la perspectiva es realmente útil.Pero, ¿Como se consigue?

Una forma de hacerlo es no enfocándose en el problema tal y como lo vemos, mirando solo la situación como la tenemos en este preciso instante, sino centrándonos en la situación tal y como queremos que sea, e incluyendo más variables (más personas, más opciones, una ventana de tiempo más amplia, etc…) Esto es el equivalente a ampliar la perspectiva en una fotografía, en la que no tenemos todavía los detalles de la situación nueva, pero ya la tenemos incluida como una posibilidad. Un ejemplo bastante visual sería consultar un mapa para llegar a un sitio, y ver que el mapa solamente refleja el lugar en el que nos encontramos ahora. Hasta que no veamos una porción mayor de terreno, que incluya el lugar al que nos dirigimos, no vamos a poder determinar cual es el camino más adecuado. En el caso de la persona que necesita montar un negocio, está llegando a la conclusión de que no puede porque está teniendo en cuenta solamente la falta de tiempo y de recursos. Mirándolo así, tiene toda la razón del mundo, no puede hacer nada más. Sin embargo, si amplia la perspectiva, se dará cuenta, por ejemplo, de que tiene habilidades, experiencia, un grupo de personas a su alrededor que pueden brindarle apoyo en diferentes areas. Puede pensar tambien que aunque no tiene tiempo ahora puede tenerlo durante sus vacaciones, o durante sus dias libres para preparar su nueva situación.

Veamos como el mismo principio general puede aplicarse a las relaciones. En un momento dado, podemos tener un problema con nuestro compañero. Ha hecho algo que nos molesta profundamente, así que estamos enfadados. Es difícil manejar estos sentimientos de enfado y frustración, y cada vez que pensamos en ello, lo único que nos viene a la mente es lo que ha hecho, y lo mucho que nos molesta. Así se echa más leña al fuego, y la separación sigue creciendo. Si intentamos resolver el conflicto con nuestro compañero desde esta posición, no hay realmente espacio para encontrar un punto común y un arreglo, porque estamos centrados en un marco muy limitado. Ahora bien, cuando ampliamos la perspectiva, e incluimos una historia rica en experiencias, amor y unión, es muchísimo más fácil encontrar una base sólida para poder llegar a la resolución del conflicto, entre otras rezones porque éste aparece más pequeño en relación a todo lo que lo rodea.

En resumen, ampliar la perspectiva cuando miramos una situación, es muy útil cuando sentimos que estamos estancados en un conflicto. ¿Por qué no te animas a probarlo la próxima vez que no sepas qué hacer respecto a algo? Espero que te resulte útil.

Por Helena Aramendia. Permitida la reproducción total o parcial, siempre que se mencionen el autor y la fuente.

Para comentarios o consultas, e-mail me Helenaaramendia@earthlink.net

domingo, 11 de octubre de 2009

El miedo no es más que un espejismo.

"Lo que la oruga llama el fin del mundo, el maestro lo llama mariposa". Richard Bach.


Recientemente escribí un artículo dando unas pautas que nos ayudaran a superar ciertas preocupaciones. He tenido respuestas de lectores a los que les ha parecido muy útil, pero también he recibido comentarios de otros que aunque agradecen haber podido relajarse un poco, se sienten desbordados por los problemas; problemas reales, tangibles y definidos: económicos, laborales y-o sentimentales, entre otros. Entiendo que las pautas dadas en aquel artículo tenían dos propósitos: que pudiéramos diferenciar preocupaciones de problemas, y que fuéramos capaces de adoptar la mejor actitud posible para enfrentar ambos. Me parece que hubiera sido bueno también, mencionar algo que sirviera de ayuda para ver otras opciones a la hora de encontrar una salida. A ver si puedo enmendar mi error.


Desafortunadamente, no tengo una varita mágica para solucionar problemas, y no es mi propósito pretender que tengo la respuesta para todo. Pero sí quisiera arrojar luz sobre un aspecto que me parece que no se menciona lo suficiente, y es el miedo. Yo veo que el miedo es el factor más común a la hora de no ser capaces de crear la vida que nos gustaría tener. Cuando uno sufre un matrimonio infeliz durante años, la razón detrás de todos los motivos que se aducen para no separarse es el miedo. Miedo a la reacción de la otra persona, miedo al qué dirán, miedo a que empeore la situacion económica, miedo a consecuencias emocionales para los hijos, a quedarse solo… la lista es interminable. Lo mismo ocurre cuando seguimos en un trabajo que nos hace infelices. Tenemos miedo de dejar algo que tiene cierta “seguridad”, o cierto status social, laboral o económico, y posiblemente no encontrar nada mejor. Tenemos miedo al fracaso, a la pobreza, a no gustar, a que no nos quieran, a la soledad. Cambiar de lugar de residencia, hacer amigos nuevos, escuchar a personas con ideas diferentes de las nuestras, equivocarnos, incluso cumplir años o no tener una cuenta corriente saneada, son cosas que nos asustan. ¿Por qué? ¿Qué hay detrás del miedo que sentimos cuando enfrentamos la posibilidad de cambiar el status quo de nuestra vida?


El miedo se produce por una experiencia vivida, o por una idea de que algo puede ocurrir, o las dos. Por ejemplo, nos da miedo ser pobres o porque hemos pasado penurias económicas o porque las hemos visto pasar y conocemos las consecuencias, que pueden llegar comprometer la propia supervivencia en el caso más extremo. Lo mismo ocurre con el miedo a la soledad o a la enfermedad. Pero en realidad, tanto si lo hemos vivido de cerca como si no, estos miedos pertenecen al mundo del pensamiento, de la imaginación, puesto que no pertenecen a una realidad presente en este momento. Podemos decir sin temor a equivocarnos, que normalmente, los miedos que sentimos no son algo real y tangible, sino algo tan imaginario como las armas de destrucción masiva de algunos paises: solo una hipotética posibilidad.


Cuando nos dejamos llevar por el miedo, estamos enfocando nuestra atención en uno de los resultados que pueden acaecer, y nos olvidamos de que hay otras posibilidades mucho más positivas. De las personas que conozco que son felices, las hay que se han casado más de una vez, que han cambiado de carrera, de país, de trabajo, o incluso de religion. Lo que tienen en común es que han sido capaces de asumir que cuando algo no funciona para ellos, se puede cambiar. De hecho, tenemos la obligación y la capacidad de hacerlo. Por el contrario, las personas conozco que han arrastrado una falta de felicidad durante años, casi invariablemente tienen en común que se sienten atrapados en una realidad de la que no se atreven a salir por miedo a las consecuencias. No se dan cuenta de que las consecuencias negativas ya las están viviendo, y están dando la espalda a un mundo de posibilidades que se abren por el hecho de ponerse en movimiento hacia el cambio.


Hace tiempo leí una bonita historia que ilustra estas posibilidades de cambio. Un monje zen llegó una noche, con su maestro, a una vieja casa en una montaña. El dueño era muy pobre, y vivía míseramente con su familia, de lo que producía una famélica vaca. Esta era su única posesión, y fuente de ingresos, por lo que la cuidaban con mimo, pegados a la idea de que era lo que los mantenía a flote. A pesar de su precaria situación, fueron muy hospitalarios con sus huéspedes, dándoles cobijo y alimento. Por la mañana, el agradecido monje comentó con su maestro lo mucho que le gustaría ayudar a ésta pobre gente que tan bien se había portado con ellos. El maestro estuvo de acuerdo con tan noble sentimiento y le ordenó despeñar la vaca de la familia por la montaña. El monje obedeció horrorizado. Unos años más tarde, el monje, ya independizado de su maestro, pasó por la misma zona. Todavía con remordimiento, decidió acercarse a la casa con intención de corregir su terrible acción. Al llegar, casi no reconoció el lugar. El jardín estaba cuidado y la casa se veía bonita y muy bien conservada. Había gallinas, ovejas y vacas en el amplio espacio adyacente a la casa. Llamó a la puerta. El mismo hombre que tan bien lo había tratado unos años antes, abrió la puerta. Lo invitó a pasar y a sentarse a cenar con su familia. Durante la cena, el monje comentó lo bien que se veía todo. El hombre sonrió. “Antes no estábamos tan bien” dijo. “Pero un día, la vaca que teníamos desapareció, y nos dimos cuenta de que nuestro futuro estaba en nuestras manos. Todos nos pusimos a pensar en lo que nos gustaba hacer, y así descubrimos nuestro propósito. Desde que lo seguimos, no hemos vuelto a pasar penurias. Que se nos perdiera aquella vaca fue lo mejor que nos pudo pasar”. El monje entendió en ese momento la lección que su maestro le diera unos años antes. Somos los únicos con el poder de cambiar nuestra situación y de decidir como queremos que sea nuestra vida, simplemente tomando conciencia de ello y liberándonos del miedo a la acción, al cambio.


Si hay algo en tu vida que te hace infeliz, empieza por aceptar que puede ser cambiado. Abrete a la posibilidad de terminar con esa situación, pero en vez de recrear en tu mente todo lo malo que puede pasar con ese cambio, céntrate en pensar todo lo positivo que puede venir. Cuando algo nos asusta o nos preocupa, no hacemos más que visualizar una y otra vez lo que puede salir mal. Utilicemos la misma técnica, la visualización, pero para explorar las magníficas posibilidades de que todo mejore, o, por lo menos, de que simplemente nos liberemos de lo que nos estaba haciendo infelices. Visualiza a corto, medio y largo plazo un resultado positivo para todos los que estén implicados en el asunto. Piensa que si tomas una decision de forma positiva, y con intención de que el resultado sea en beneficio general, así sera. En caso contrario, en vez de decir que llevas 10 años de matrimonio infeliz o en un trabajo que aborreces, dentro de unos años llevarás 15. Francamente, ¿por qué desperdiciar así una vida? ¿A qué esperas para tomar el control? ¿A qué tienes miedo?


Helena Aramendia. Permitida la reproducción total o parcial del artículo siempre que se mencionen el autor y la fuente.


miércoles, 16 de septiembre de 2009

El futuro de las religiones.

El ser humano ha tenido prácticas religiosas desde el principio de los tiempos. Las religions son tradiciones culturales relacionadas con la espiritualidad; detrás de ellas hay organizaciones humanas proclamando un origen divino, manteniendo así un status que pocas veces es puesto en tela de juicio. Me gustaría reflexionar sobre el papel que las religiones han jugado en la historia, pero sobre todo, lo que intuyo les espera en un futuro no demasiado lejano.


Qué son las religions y por qué las necesitamos.


Desde que el ser humano es humano ha necesitado una conexión con su esencia, con su origen. Aunque sólo fuera intuitivamente los humanos siempre han sentido que había otra realidad detrás del mundo físico. Inicialmente, su espiritualidad era personal e íntima; un contacto directo con lo que ellos percibían como una realidad mayor o sagrada, lo que se ha llamado Dios. En su expressión más básica, ésto se traduce en religions animistas que ven lo sagrado en rocas, en el sol, o en cualquier otro elemento natural.


Hay un sentimiento de vulnerabilidad que hace a los humanos primitivos buscar la protección sobrenatural, y también aceptar la autoridad de los que parecen entender o incluso comunicarse mejor con el evasivo mundo del espíritu. Así pues, pronto fue tan común en tribus o asentamientos tener no solo líderes para la caza o para la Guerra, sino también líderes espirituales. Pero para que el lider se diferencie del grupo que lidera, necesita: a) tener más conocimiento, más experiencia o más habilidad en su trabajo, o b) ejercer un mayor control sobre el grupo. Así que poco a poco, a lo largo de generaciones, lo que estos líderes percibieron, o lo que pensaron, pasó de ser idea a costumbre, se convirtió en ritual, y finalmente en religion o culto.


Cuando las sociedades se hicieron más complejas, también lo hizo el papel del lider religioso. Con el pasar de los siglos, las tradiciones se van acumulando y van creciendo, así como los rituales y las leyes. La historia que se pasa de forma oral a través de generaciones en todas partes, crece rica en detalles y explicaciones sobre nuestros orígenes, nuestra relación con lo divino, y todas las formas y rituales que utilizamos para demostrar esa relación. Para que una religion se cree, necesitamos: una explicación sobre nuestros orígenes, la definición de una deidad (o más), el concepto de como es esa deidad y lo que podemos esperar de su comportamiento, la expectativas que se tienen de nosotros, y un grupo de leyes y rituales que definen nuestro nuestra relación con la deidad. Este conjunto de creencias es una doctrina, y es todo lo que necesitamos (excepto en América, que solo necesitan una licencia expedida por internet). Así pues, una religion es solo una manifestación cultural. Desde las animístas a las polteístas y de ahí a las monoteístas, las religions han evolucionado.


Cuatro de las cinco religions más importantes (considerando solo el número de adeptos) son relativamente nuevas. El judaismo, la cristiandad, el islam y el budismo. La más Antigua de las cuatro, el Judaísmo, la primera religion monoteísta, tiene “solamente” 3.300 años de antiguedad (contando desde Moisés y la entrega del Talmud). Entre estas cuatro religions y el Hinduísmo que es politeísta y mucho más antigua, cuentan con más del 80% de la población mundial como adeptos. La gran mayoría de personas en el mundo practica una religion determinada y no otra, porqueha nacido en un lugar o una familia que practica esa religion. Incluso el relativamente pequeño número de personas que elige sus creencias cuando son adultos, lo hace a veces influenciado por sus circumstancias o su entorno.


Las religiones son organizaciones inspiradas por Dios, pero diseñadas y controladas por los hombres. Son muy útiles para millones de personas que encuentran en ellas una forma de llegar a la divinidad, una manera de encontrar sentido a muchos momentos difíciles que la vida tiene. Son una forma fácil de canalizar nuestras neesidades espirituales, porque son como una comida precocinada: estás listas para usar. Solo necesitamos seguir las sugerencias del sacerdote, rabino, guru, lama o chamán, y él nos guiará y cuidará de la salud de nuestra alma. Al ir volviéndose nuestras vidas más complicadas, es más fácil dejar en sus manos nuestra vida espiritual. Las religiones institucionalizadas están tan arraigadas en la sociedad, que nos dan incluso un sentido de aprobación y aceptación, mientras cumplamos con la liturgia de rigor.


Aspectos negativos de las religiones.


La religion crea separación y dualidad, porque pertenecer a un grupo implica la no aceptación de los otros como verdaderos (incluso si los respetamos). Si soy cristiana no puedo ser musulmana, si soy judía no puedo ser hindú. Esto es dualidad. En la mayoría de las religione, los estamentos religiosos han condenado lo que convierte en diferentes a las demás religiones, y han fomentado el rechazo y la intolerancia, buscando con ello una supuesta supremacía. Esto es así incluso cuando la propia doctrina religiosa no contiene ese rechazo y esa hostilidad. A lo largo de la historia, como todos sabemos, han habido guerras, se ha matado y se ha torturado a más personas en el mundo por motives religiosos que por cualquier otra causa.


Debido a la naturaleza humana de las instituciones religiosas, éstas se han visto envueltas en luchas de poder, ambición económica o desviaciones sexuales un incontable número de veces; hasta el punto de que el espíritu y significado original se ha perdido en muchos casos. La intolerancia y el deseo de poder han colocado a muchos estamentos religiosos en posiciones de poder politico y social, lejos del soporte espiritual que originalmente estaban destinadas a proporcionar.


Hoy en día, muchas personas se centran en los aspectos externos de la religion, sus ritos, formas y preceptos, sin que en muchos casos haya realmente un sentido más profundo en todo ello, o la consecución de un objetivo espiritual. En distintas religiones hay miles de personas que se consideran muy religiosas por ello. Son como los celotas de tiempos de Jesús, centrados en su pequeño mundo de formas sin fondo, condenando en sus mentes (y en su vida social) a todo el que no cuadre en su esquema religioso. ¿Nos separan las religiones? ¿Resulta útil tener una creencia que dice que solo ésta religion es la verdadera, la que nos lleva a la salvación o a un paraiso mientras el resto de pobres almas que siguen una tradición diferente se pierden para siempre? La individualidad es conveniente mientras crecemos, pero no cuando nos hacemos mayores. Como humanidad, estamos creciendo, y nuestra única opción de supervivencia es en una sociedad madura y adulta.


Nuestro próximo paso evolutivo.


Como humanidad estamos ahora en un momento evolutivo particular y muy importante. La vida como la conocemos no es sostenible. Los patrones que nos servían antes no los podemos usar más. Tenemos que reconsiderar todos los aspectos de la vida bajo un prisma diferente. Ya no se trata de supervivencia individual ni de competencia. Se trata de creer y prosperar como sociedad para poder alcanzar todo nuestro potencial como individuos. Debemos vivir en sinergia y no en competencia. Es hora de volver la mirada al modelo más perfecto que tenemos cerca: el cuerpo humano y sus células. Si tenemos un tumor en cualquier parte del cuerpo, afecta a todo el cuerpo, y con ello la salud del individuo, porque todo forma una unidad. Las células del cuerpo pueden funcionar óptimamente sólo en una entidad en excelente estado de salud , y viceversa. Y todo a las órdenes del espíritu. Es necesario que nos demos cuenta de que así como todas nuestras células forman una unidad, cada persona en el mundo es parte de un todo indivisible. Lo que le pase a uno nos afecta a todos, tanto si somos conscientes de ello como si no.


En nuestro espíritu también somos uno. Compartimos un origen divino, independientemente de nuestras tradiciones y de la semántica utilizada. El alma tiende a comunicarse y unirse con el creador, con su origen. Esta union es una necesidad humana básica, es lo que llamamos espiritualidad.


Cada día crece el número de personas de todos los credos y países que es consciente de esta realidad. Una consecuencia de ésta consciencia es que se pierde la necesidad de utilizar una religion instituzionalizada. Estas personas meditan más, y tienden a realizarse espiritualmente de una forma por un lado más personal e íntima, ya que encuentran una comunicación directa con la divinidad en la oración personal y la meditación, y por otro lado socialmente más responsable,ya que encuentran sosiego y realización espiritual en ayudar a otros de diferentes formas: bien ofreciendo su tiempo en actividades voluntaries, bien apoyando distintas causas o estudiando maneras de ayudar a los más desfavorecidos. Estas personas son conscientes también de que las religiones diferentes a la que nosotros conocemos son como los lenguajes o las comidas diferentes: algo para conocer,compartir, respetar, y aprender de ello, pero no algo que deba separarnos o definir la valía de nadie.


Yo no creo que ninguna religion va a desaparecer porque vaya a ser suprimida, sino porque eventualmente se volverán redundantes. Igual que la necesidad de vivir en una cueva o la de cuidar del fuego de la tribu, superaremos la necesidad de profesar una religion, al desarrollar una espiritualidad mucho más rica y auténtica. Cuando todos recordemos nuestro origen divino, y aprendamos la forma de conectar directamente con el creador (independientemente de como lo llamemos) entonces habremos encontrado lo que nuestras almas andan buscando. Estamos creciendo como especie humana, y pronto llegaremos al equivalente de un adulto independiente y responsable, siendo capaces de conocer y utilizar el auténtico poder que nos define: el amor.


Soy consciente de que mirando los periódicos y los noticieros, y viendo como está el mundo, mis palabras suenan utópicas. Pero creo firmemente que este proceso es como hacer reformas en una casa: todo va a peor y es un caos hasta que se ve la mejoría. Todavía hay mucha oscuridad y negatividad que limpiar y sacar a la superficie. Una Buena limpieza es necesaria antes de que la nueva realidad pueda tomar forma. Mientras tanto, mantenernos centrados en nuestro propósito en la vida y en nuestra esencia ayudará a anclar los patrones de la nueva vida a la que nos dirigimos.


Helena Aramendia. Ministro Ordenado Interconfesional. Autorizada la reproducción total o parcial, siempre que se mencione la autoría y procedencia del texto