PUNTO DE VISTA - Un espacio para compartir opiniones.







lunes, 7 de diciembre de 2009

Discurso del Nobel de la Paz 2009

Anoche tuve un sueño. Vi un hombre de pie en un auditorio lleno con gente vestida de gala. Es un hombre negro. Aparenta estar en los cuarenta. Lleva el pelo muy corto. Su sonrisa es afable y carismática. Tiene presencia. Está hablando para el público del auditorio, y para el resto del mundo que lo ve por televisión. “…por éste premio que acepto con humildad y gratitud. No siento que me lo merezco, pero les aseguro que al recibirlo, adquiero un compromiso. Me comprometo no como presidente de los Estados Unidos, sino como ciudadano del mundo a trabajar por la consecución de la paz. La paz es y siempre será una prioridad en mi vida. Sin paz no es possible crear una vida feliz, un mundo del que nos sintamos orgullosos y que podamos dejar como legado a nuestros hijos.


Hay algo que tenemos que tener claro: la paz no es solo un asunto para los politicos. Al asumir éste compromiso también solicito vuestra ayuda. La paz no es la conquista de un solo hombre ni el proyecto de unos pocos grupos. Yo estoy aquí hoy como la voz del mundo que clama por vivir pacíficamente. Como humanos, no podemos seguir viviendo en un mundo en el que todos competimos contra todos. Compartimos la misma casa: nuestro planeta. Tenemos que aprender a convivir si queremos evolucionar.


La paz empieza en cada individuo, en cada familia. Empieza en el campo donde debe cultivarse comida para todos, porque la paz es possible solo si nadie muere de inanición. Empieza en los colegios, porque no puede haber paz si no hay igualdad de oportunidades para todos. Empieza en nuestros corazones, cuando cambiamos competitividad por colaboración. La paz no es sólo la ausencia de violencia. La paz es el tejido que sostiene la vida, el terreno abonado que nutre nuestro crecimiento. 


Como individuo, solo puedo dedicar mi vida a este objetivo y pedir vuestra ayuda. Como presidente de los Estados Unidos, voy a empezar inmediatamente a trabajar para lograr acuerdos específicos que harán possible nuestro objetivo en un dia no muy lejano. Voy a trabajar en la terminación inmediata de todos los conflictos bélicos donde mi país tiene tropas armadas. Voy a trabajar para que se utilice el cincuenta por ciento del presupuesto destinado a alimentar la maquinaria bélica, para reconstruir los paises que necesitan ser reconstruidos.Voy a trabajar para que todos nuestros aliados que hagan lo mismo. Voy a trabajar para que nuestras fuerzas armadas, que tan buena preparación tienen, y tan bien han sabido defender su país, colaboren en las labores de reconstucción, garantizando el impulso necesario en todos los lugares que de momento no pueden mantenerse por sus propios medios.


Sé que no va a ser fácil. Sé que parece una utopia, pero déjenme decirles algo. Aunque es una utopia crer que lo conseguiremos de la noche a la mañana, lo que es una realidad sin lugar a duda es que podemos empezar a trabajar en ello. Tenemos derecho a vivir en un mundo mejor. Tenemos derecho a cambiar nuestro mundo, y tenemos la responsabilidad de hacerlo. El momento es ahora.”


Entonces algo pasó en mi sueño. Me encontré de pronto al lado del hombre que hablaba. Noté la sombra de una duda. Indecisión. Me pareció que un pensamiento cruzaba su mente mientras miraba una de sus notas. Noté el peso de la responsabilidad sobre sus hombros. Pude ver la nota mientras la guardaba en su bolsillo. Decía “ Anuncio de la existencia de la Federación Galáctica y del inminente primer contacto”. Iba a gritale que necesitamos saber la verdad, tenemos que saber que no estamos solos, pero me desperté. Por alguna razón, éste hombre eligió no desvelar un mensaje importante. Yo elegí volver a mi vida consciente, pero ésta vez, con la audacia de sentir esperanza.


Por Helena Aramendía el 7 de Diciembre de 2009. www.sanaciones.es


Permitida la reproducción parcial o total del artículo siempre que se mencionen el autor y la fuente. 

3 comentarios:

  1. Supongo que debe de ser cosa de la Navidad, pero no hace mucho que yo tambien pensaba porque se dedica todo ese esfuerzo, dinero y tiempo en todo lo que tu nombras en el 4o.parrafo de este articulo: conflictos bélicos, maquinaria bélica, fuerzas armadas,...

    Sera cosa del espiritu navideño que nos hace a todos pensar un poco mas en los demas y dejar de pensar en nosotros mismos, y gritar a voces PAZ y alegria!!

    Lastima que Navidad es solo una vez al año, verdad?

    Gemma

    ResponderEliminar
  2. Gemma, gracias por tu comentario. No creo que sea por la Navidad. Es lo que nuestro corazón pide, y es lo que debería ser. En realidad no existe esa dualidad "los demás" y "nosotros". Somos madera del mismo árbol, nos guste o no, y es un sinsentido la forma en que vivimos. Lo bueno es que siempre podemos cambiarlo. Aunque sea poco a poco. Esto es como todo, si podemos soñarlo, podemos hacerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He de decir, Helena...que me ha encantado. Ha sido MARAVILLOSO ese final del artículo. No sabes cuánto me alegro que tengas esa capacidad visionaria para comprender que "eso" ya se está dando a nivel masivo...y que va a más. Gracias por tu visión y tu amorosa percepción de la LUZ. Un abrazo amiga. Feliz año nuevo 2010!!!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.