PUNTO DE VISTA - Un espacio para compartir opiniones.







sábado, 19 de diciembre de 2009

Felices Fiestas y próspero 2010!!!!



Estos dias voy a celebrar el nacimiento de Jesús. Estaré cocinando, jugando con mi hijo, disfrutando de familia y amigos, viajando un poco, sintiéndome agradecida por todo lo que nos ha traído éste año, tanto lo que me ha gustado como lo que no, decidiendo lo que quiero manifestar en 2010... en fin, que no voy a tener tiempo para blogs, twitters, o trabajo hasta el 4 de Enero.

Os deseo de todo corazón unas buenas fiestas y un año nuevo muy feliz.


lunes, 7 de diciembre de 2009

Discurso del Nobel de la Paz 2009

Anoche tuve un sueño. Vi un hombre de pie en un auditorio lleno con gente vestida de gala. Es un hombre negro. Aparenta estar en los cuarenta. Lleva el pelo muy corto. Su sonrisa es afable y carismática. Tiene presencia. Está hablando para el público del auditorio, y para el resto del mundo que lo ve por televisión. “…por éste premio que acepto con humildad y gratitud. No siento que me lo merezco, pero les aseguro que al recibirlo, adquiero un compromiso. Me comprometo no como presidente de los Estados Unidos, sino como ciudadano del mundo a trabajar por la consecución de la paz. La paz es y siempre será una prioridad en mi vida. Sin paz no es possible crear una vida feliz, un mundo del que nos sintamos orgullosos y que podamos dejar como legado a nuestros hijos.


Hay algo que tenemos que tener claro: la paz no es solo un asunto para los politicos. Al asumir éste compromiso también solicito vuestra ayuda. La paz no es la conquista de un solo hombre ni el proyecto de unos pocos grupos. Yo estoy aquí hoy como la voz del mundo que clama por vivir pacíficamente. Como humanos, no podemos seguir viviendo en un mundo en el que todos competimos contra todos. Compartimos la misma casa: nuestro planeta. Tenemos que aprender a convivir si queremos evolucionar.


La paz empieza en cada individuo, en cada familia. Empieza en el campo donde debe cultivarse comida para todos, porque la paz es possible solo si nadie muere de inanición. Empieza en los colegios, porque no puede haber paz si no hay igualdad de oportunidades para todos. Empieza en nuestros corazones, cuando cambiamos competitividad por colaboración. La paz no es sólo la ausencia de violencia. La paz es el tejido que sostiene la vida, el terreno abonado que nutre nuestro crecimiento. 


Como individuo, solo puedo dedicar mi vida a este objetivo y pedir vuestra ayuda. Como presidente de los Estados Unidos, voy a empezar inmediatamente a trabajar para lograr acuerdos específicos que harán possible nuestro objetivo en un dia no muy lejano. Voy a trabajar en la terminación inmediata de todos los conflictos bélicos donde mi país tiene tropas armadas. Voy a trabajar para que se utilice el cincuenta por ciento del presupuesto destinado a alimentar la maquinaria bélica, para reconstruir los paises que necesitan ser reconstruidos.Voy a trabajar para que todos nuestros aliados que hagan lo mismo. Voy a trabajar para que nuestras fuerzas armadas, que tan buena preparación tienen, y tan bien han sabido defender su país, colaboren en las labores de reconstucción, garantizando el impulso necesario en todos los lugares que de momento no pueden mantenerse por sus propios medios.


Sé que no va a ser fácil. Sé que parece una utopia, pero déjenme decirles algo. Aunque es una utopia crer que lo conseguiremos de la noche a la mañana, lo que es una realidad sin lugar a duda es que podemos empezar a trabajar en ello. Tenemos derecho a vivir en un mundo mejor. Tenemos derecho a cambiar nuestro mundo, y tenemos la responsabilidad de hacerlo. El momento es ahora.”


Entonces algo pasó en mi sueño. Me encontré de pronto al lado del hombre que hablaba. Noté la sombra de una duda. Indecisión. Me pareció que un pensamiento cruzaba su mente mientras miraba una de sus notas. Noté el peso de la responsabilidad sobre sus hombros. Pude ver la nota mientras la guardaba en su bolsillo. Decía “ Anuncio de la existencia de la Federación Galáctica y del inminente primer contacto”. Iba a gritale que necesitamos saber la verdad, tenemos que saber que no estamos solos, pero me desperté. Por alguna razón, éste hombre eligió no desvelar un mensaje importante. Yo elegí volver a mi vida consciente, pero ésta vez, con la audacia de sentir esperanza.


Por Helena Aramendía el 7 de Diciembre de 2009. www.sanaciones.es


Permitida la reproducción parcial o total del artículo siempre que se mencionen el autor y la fuente. 

jueves, 3 de diciembre de 2009

Para solucionar la violencia de género, el primer paso está en manos del que la padece.

Violeta Santander, que recibió una paliza de su compañero sentimental el 2 de agosto de 2008, dice que no se sintió agredida, y que el susodicho no es un hombre violento. Hay un vídeo de la agresión. El hombre que la defendió pasó muchas semanas en coma, y sigue con secuelas después de haber sido atacado por el mismo individuo por defenderla. En su momento, cuando los hechos saltaron a la prensa, me pareció, como a casi todo el mundo, que es una verguenza que ocurran hechos así. Sentí lástima y admiración por el profesor Neida, y por la "pobre" señora a la que defendió. Después de leer hoy ésta noticia, mi lástima se convierte en frustración y enfado.


Yo no voy a decir que las personas maltratadas se lo buscan, porque me parece una aberración, y porque no hay excusa para la violencia, sea del tipo que sea. Los violentos actúan como animales y no como personas, porque tienen problemas sociales, psicológicos y emocionales. Son una lacra y unos enfermos, y también son el producto de una sociedad con valores erróneos y problemas educativos (entre otros). Por supuesto que las víctimas deben tener apoyo y ayuda, pero (alguien tiene que decirlo) lo primero de todo es que decidan dejar de ser víctimas. No tienen la culpa de lo que les pasa, pero sí tienen la responsabilidad de romper el círculo vicioso en el que se encuentran y de salir de ahí. No se han buscado lo que les ha ocurrido pero sí se buscan el que siga ocurriendo, porque lo niegan, lo justifican o lo ignoran. Apoyo las campañas contra la violencia, sea del tipo que sea. Me solidarizo y colaboro en la medida que lo puedo hacer, pero que no cuenten conmigo si se acomodan a una situación denigrante hasta que les parece normal, y prefieren ver a un hombre justo y valiente al borde de la muerte antes que reconocer que las maltratan y terminar con ello. ¿Hasta qué grado se puede distorsionar la realidad? Entiendo que las víctimas que adoptan ésta actitud están tan enfermas como los agresores, pero deben saber que hasta que ell@s no digan basta ya, los demás no podemos hacer mucho por ayudar.
De todas las personas que haya en mi vida, ninguna será más que yo. (que también hay hombres maltratados).

martes, 1 de diciembre de 2009

¿Otra de buenos y malos?

Hoy va de de piratas. Ya que todavía tenemos reciente el tema del Alakrana, me gustaría compartir mis reflexiones al respecto. Por supuesto, lo primero y más importante, es manifestar mi alegría por la liberacion de toda la tripulación. Es una satisfacción saber que a pesar del mal trago, están sanos y salvos con sus familias. Y a partir de aquí, tenemos que hablar.

En primer lugar, comentar un detalle. Según tengo entendido, el “Alakrana”, igual que en su día el “Playa de Bakio”, que tambien fue capturado, no llevaba bandera Española en el momento de su captura. Como muchos otros barcos del Pais Vasco, enarbolan la bandera de su comunidad. A mi esto ni me va ni me viene, ni me parece mal en principio. Cada uno que lleve la bandera que quiera, pero que sea consecuente. Segun el derecho marítimo, “todo buque navegará bajo pabellón de un solo estado y quedará bajo la protección de dicho estado que deberá garantizar su seguridad en alta mar”. La proteccion, o en este caso el rescate, deberia negociarse con el gobierno correspondiente a la bandera enarbolada. Por supuesto, entiendo que el gobierno español se encargue del tema, pero me parece una gran hipocresia por parte de los armadores. ¿No debería haber sido el Lehendakari el encargado de negociar o de brindar la protección necesaria en este caso?.

Independientemente de estos temas que no son realmente relevantes, es interesante ver cómo lidiamos con la situación. Durante la crisis del secuestro, por lo que pude leer y escuchar no nos ponemos de acuerdo. Si negociamos, mal porque mandamos un mensaje de debilidad y sentamos un precedente tras el que podemos esperar más secuestros. Si no negociamos, mal porque no estamos protegiendo a nuestra gente, lo cual es inadmissible. Si pagamos, mal. Si no pagamos, tambien. Si detenemos a un par de piratas, mal por poner en peligro a los secuestrados. Si no les detenemos, mal porque somos ineptos, ineficaces e incapaces de defender a los nuestros. En qué quedamos? A mí me parece que en situaciones de crisis es importante confiar y dejar hacer. Es como ir de paquete en una moto. Uno no discute las decisiones del que va delante. Ya habrá tiempo de quejarse por la conducción una vez que estemos parados, o ya veremos si nos volvemos a montar con la misma persona. Pero en situación de riesgo, uno se pega al piloto (ojo, que no he dicho “uno pega al piloto” ) para facilitarle el control de la situación. Y si no, no haberte montado.

Una vez que la situación perentoria está más o menos resuelta, seguimos teniendo un problema. Como ocurre con las enfermedades, los síntomas son solo la señal de que algo no funciona. Los secuestros no son el problema, si no el síntoma de algo mayor. Por tanto, debemos considerarlo desde una prespectiva más amplia. Es muy facil adoptar la vieja postura simplista y dualista que ha creado el mundo deshumanizado y caótico en el que vivimos. Ellos son los malos, nosotros los Buenos y además las víctimas inocentes. O sea, o vamos a por ellos, o, si ésto no es práctico, vale con no dejar que nos secuestren otra vez y cada palo que aguante su vela. Cada barco, cada pais, que se las arregle como mejor le parezca. Seguridad privada, proteccion militar, en fin, otra escalada de uso de fuerza armada en el que hay unos pocos beneficiados: los que venden armas. Cuando los pesqueros vayan armadas hasta los dientes, los piratas mejoraran sus equipos. Cuando estos sean similares a los que llevan los que defienden a los pesqueros, todos incrementarán su armamento. Cuando los piratas vean que maltratar no es suficiente, matarán. ¿Y quien gana en esta espiral de violencia que se esta creando? Aparte de los negocios de armamento, nadie. Hay que encontrar otra solucion.

La mejor manera de encontrar una salida es entender el problema. Somalia es uno de los paises más rotos del mundo, social, economica y políticamente. Claro que muchos dirán que no es nuestro problema, si no el suyo. Que espabilen como lo hacemos los demás. Bueno, si uno tiene un drogadicto en la familia también podría decir lo mismo, sin embargo se le ayuda. A pesar de que sería fácil decir “que no se hubiera drogado” o “que no hubiera tomado esta decision o la otra…”. Son parte de la humanidad, y como tal, mal que nos pese, parte nuestra. En este momento, sin un gobierno que tenga las riendas del pais, Somalia es una tierra sin ley. Esto ha favorecido que la comunidad internacional se aproveche. En los ultimos años se han expoliado sus costas de recursos pesqueros, y a cambio se han convertido en un vertedero para las substancias tóxicas (quimicas y radioactivas) que países supuestamente desarrollados van vertiendo en sus aguas. Al principio, los mismos pescadores somalíes eran los que, con lanchas rápidas, trataban de eviar estos expolios y actos de vandalismo, intentando, por lo menos, obtener alguna compensación económica para paliar daños. Con el tiempo, ésto ha ido derivando en una escalada de violencia. Que hubieramos hecho nosotros en su lugar? Un proverbio indio dice “no juzgues a ningun hombre sin haber andado antes tres lunas en sus mocasines”; vamos, que hay que ponerse en el lugar del otro. Sin recursos ni futuro, en Somalia se encuentran con que en las zonas costeras la gente se muere y un alto porcentaje de niños nace con deformaciones, debido a la radiacion de los vertidos. Ven sus bancos de pesca reducidos porque ahora que los buenos (nosotros, claro) estamos agotando nuestras zonas pesqueras y marisqueras, tenemos que expoliar las del vecino.

Nos olvidamos de que la tierra es nuestra casa. Uno no limpia el salon y pone toda la porquería en el dormitorio. En una familia, no dejamos a un hijo morirse de hambre para que el otro pueda tener un coche nuevo o irse de vacaciones. Para poder solucionar nuestros problemas, tenemos que empezar a gobernar el mundo como una unidad que es. Una casa, una familia. Todos estamos juntos en esto, y las consecuencias de lo que los paises mas civilizados hacen con los paises menos favorecidos como Somalia, son las que vemos. De empezar a defender a su tierra, a convertirse en un pirata cruel, atiborrado de qat, y sin más meta que el dinero, hay un paso. Pero estoy segura de que si nos empezamos a preocupar por sus necesidades, en lugar de alimentar una escalada de violencia, encontraremos la llave para una solución real y a largo plazo.

Por supuesto que los piratas deben rendir cuentas a la justicia por lo que están haciendo. Desapruebo completamente todo tipo de violencia, venga de donde venga. No hay justificación en ningun caso para retener a un grupo de personas, y muchísimo menos para maltratarlos, humillarlos, o, como en el caso de la niña del “Ariana”, violar a nadie. Que lo entienda no quiere decir que lo apruebe ni lo justifique. Pero aunque hay que utilizar la fuerza como medida de disuasoria o para el rescate de secuestrados, el problema a mayor escala no se solventa realmente con un enfrentamiento hostil, sino con medidas de ayuda y colaboración. Mientras solo pongamos parches, es como si tomamos aspirinas para el dolor cuando lo que lo produce es un tumor.

Y vosotros, ¿qué pensais?