PUNTO DE VISTA - Un espacio para compartir opiniones.







lunes, 22 de marzo de 2010

Así nos ven, y así me siento.

Aquí, en Estados Unidos, hace tiempo que perdí la costumbre de decir "soy española" y en su lugar, digo que "soy de España". Os parecerá una tontería, pero este detalle me supone unos minutos menos de explicaciones. Cuando contesto que soy española, la respuesta, casi siempre, es "¿de qué país?" "española de México, Argentina...?" La primera vez que lo escuché, puse cara de póker a medio camino entre pensar si mi inglés no daba para mucho, o eran sus conocimientos de geografía los que no pasaban el examen. Cuando esto se repitió varias veces, me di cuenta de que simplemente ellos mezclan el ser español con el hablar español, así que ahora les digo que soy de España. Si siguen preguntando de qué parte, les hablo de Pamplona. Menciono Hemingway y los encierros, y a una gran mayoría les suena.

En Florida, me encuentro con que, a menudo, mis interlocutores son de países latinoamericanos. La mayoría tienen una reacción muy positiva hacia los españoles, y he oído en muchas ocasiones lo de la "madre patria". Respecto a los americanos, entre los jóvenes lo primero que sale a relucir es Ronaldo, seguido del Real Madrid, y alguna que otra vez, el Barca. Los mayores, si nos han visitado, hablan de la comida, y si no, mencionan Barcelona.

Por lo que yo veo, la idea estereotipada que relaciona España con sol,  flamenco y paella es mucho más general en Inglaterra que en los EU. Por un lado es lógico, puesto que los ingleses vienen en busca del sol que tanto les gusta y tanto echan en falta, y visitan sobre todo las zonas turísticas donde estos estereotipos siguen siendo visibles. Los americanos, sin embargo, cuando nos visitan tienen intereses más diversos, y a menudo lo hacen como parte de un viaje a varios países europeos.

En cuanto a mí, el vivir lejos me hace identificarme más con el país, e incluso con Europa. Por ejemplo, me intereso por deportes y deportistas españoles que antes no me interesaban. Cuando estoy en cualquier provincia española que no sea la mia, me siento, por contraste, solo navarra. En Inglaterra me siento española, y en los Estados Unidos me identifico con ciudadanos de países que nunca me han parecido tan cercanos a nosotros, solo por el hecho de que están cultural, física y socialmente más próximos a mis raíces. Me hace ilusión encontrar a franceses, alemanes o italianos. Seguro que si hiciéramos viajes espaciales y estuviera en otro planeta, me encantaría encontrarme a un terrícola, fuera de donde fuera. Cuestión de perspectiva, como todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.